En esta ocasión, el segundo debate rumbo a la presidencia incluyó el tema Derechos de los Migrantes. Con propuestas limitadas y poco convincentes debido a que este encuentro estuvo dominado por la confrontación, el tema de migrantes sigue sin tener respuestas ni una ruta clara por parte de quien gobernará este país los próximos seis años.

Sin embargo, hay quienes de manera exhaustiva están buscando soluciones en el tema; así, el Colegio de la Frontera Norte (Colef) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitieron recomendaciones después de estudiar el caso de la migración de haitianos y centroamericanos en Tijuana.

En el 2016, Tijuana tuvo una gran corriente de inmigrantes haitianos que tenían la idea de llegar a un país de refugió: Estados Unidos; sin embargo, esta expectativa se vio limitada. Su llegada masiva al país requirió de ayuda humanitaria y quienes estuvieron al frente fueron organizaciones, principalmente de fondos religiosos, la Coalición Pro Defensa del Migrante y el Comité Estratégico de Ayuda.

La investigación académica denominada “Migrantes haitianos y centroamericanos en Tijuana, Baja California, 2016. Políticas gubernamentales y acciones de la sociedad civil” no sólo arroja resultados al tema de migración en la región, sino que aporta elementos de importancia dadas las condiciones en nuestro país.

Ésta es una preocupación ante flujos migrantes intensos. “México ya no sólo es un país de migración e inmigración sino de tránsito y retorno, estas características son particulares, por ello la academia se ha dado a la tarea de analizarlo junto con las autoridades de la CNDH”, explicó el Dr. Alberto Hernández, presidente del Colef.

Este informe surgió de la preocupación de la CNDH ante los problemas y las violaciones en materia de derechos humanos que enfrentan los migrantes en su travesía. Edgar Corzo Sosa, de la CNDH, aseguró que lo que se advierte en primer lugar es la ausencia de políticas públicas.

Hallazgos

La mayoría de este grupo llegó desde Brasil y transitó por 11 países para llegar a México. El grupo estaba integrado por migrantes de diversos países de África, Europa y América, que en su  mayoría habían entrado por la frontera sur. El estudio indica que el flujo de migrantes originarios de Haití era mayoritario y se hizo cada vez más importante, hasta representar más de 80% en diciembre del 2016.

En enero del 2017, el triunfo de Donald Trump trajo una política migratoria restrictiva y un discurso público antiinmigrante que disuadió a la mayoría de los solicitantes de asilo o protección de seguir con su proyecto, por lo que muchos migrantes se vieron obligados a permanecer en México.

Ante esta situación, las condiciones nunca fueron suficientes para atender y albergar a toda la población en Tijuana. Dos de cada tres durmieron en la calle al menos una noche; además, 68.5% fue víctima de extorsión, robo o secuestro en territorio mexicano. Probablemente, la falta de albergue, lugar donde protegerse y proteger sus pertenencias explican los niveles altos de victimización.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración, en abril del 2017, en Baja California permanecían cerca de 3,400 extranjeros originarios de Haití: 75% en Tijuana y 25% en Mexicali. De ellos, 1,274 habían iniciado su trámite de regularización migratoria; de los cuales, 609 ya cuentan con su tarjeta de visitante por razones humanitarias.

En lo que respecta a la migración centroamericana proveniente de Honduras, Guatemala y El Salvador, el trabajo indica que es difícil cuantificar el porcentaje de solicitantes de asilo entre esta población que llegó a Tijuana, debido a que EU no proporciona estadísticas sobre los puertos de entrada donde se realizan las solicitudes de asilo.

Sin embargo, el documento señala que debido a condiciones de violencia generalizada en el Triángulo Norte de Centroamérica, el número de solicitudes de refugio en México y de solicitudes de asilo afirmativo (en los puertos de entrada) en la Unión Americana han tendido a dispararse en los últimos años ya que entre el 2013 y el 2015 el número de solicitudes de asilo de ciudadanos de esos tres países pasó de 13,722 a 49,557.

En cuanto a las razones para seleccionar a Tijuana como punto de cruce hacia Estados Unidos suelen ser diversas, 27% llegó a esta ciudad, ya que consideraba que era más fácil cruzar en esta parte de la frontera; 23.8% reportó que este punto se encuentra cerca de su lugar de destino, además de que 20.6% manifestó no conocer otra ruta.

Conclusiones

En este documento se concluye que la principal responsabilidad del Estado mexicano con las personas migrantes es garantizar el respeto de sus derechos humanos sin importar su estatus migratorio.

Además, la Secretaría de Gobernación deberá tener mucho más presencia en el tema e impulsar con todos los gobiernos de las entidades federativas la elaboración y armonización de legislaciones en materia migratoria, ya que se distinguen un conjunto de inconsistencias en la observación del procedimiento administrativo migratorio como lo norman la Ley de Migración y su Reglamento.

El informe determinó que las decisiones de política para responder al flujo extraordinario de migrantes se tomaron de manera reactiva, en función de las necesidades urgentes de los actores sociales y de las medidas políticas asumidas unilateralmente por el gobierno de EU, lo que nos lleva a plantear que las autoridades relacionadas con la política y la gestión migratoria en México no están preparadas para recibir, procesar y atender flujos extraordinarios de población vulnerable.

Además, se indica la necesidad de diseñar y aplicar protocolos de actuación en situaciones de crisis migratoria, ya probados en otros países, y establecer mecanismos de coordinación y transferencia de recursos eficaces entre autoridades de los niveles federal, estatal y municipal para atender estas situaciones.

El informe está abierto y se puede consultar a través de la liga

[email protected]