Los metadatos, es decir, la “información sobre información”, son útiles porque permiten identificar patrones de investigación y conocimiento, así como llenar huecos de información. Frente a grandes cantidades de datos que crecen de forma exponencial, la gestión de éstos puede ser de gran ayuda para ganar en eficiencia operativa y tomar mejores decisiones.

Ante este nuevo reto, los usos son diversos: salud, ciencia, medio ambiente, pobreza, ayuda humanitaria, incluso empresariales y de estrategia. Recientemente fueron presentadas dos herramientas a partir de esta gestión de información, la primera es Data for Good, de Facebook, con mapas para bordar desafíos sociales; la otra es Infocéanos de México, donde varias instituciones se dieron a la tarea de congregar información sobre investigación marina en todos los océanos de México.

Data for Good

Esta iniciativa dada a conocer el martes pasado reúne los mapas de población más detallados del mundo hasta la fecha de países latinoamericanos. En ellos se estiman no sólo el número de personas que viven por cada cuadrícula de 30 metros, sino que también brindan información demográfica como el número de niños menores de cinco años y de mujeres en edad reproductiva, así como el de la población de jóvenes y adultos mayores.

“Es una forma de aportar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, describen sus creadores. El fin de esta información es ayudar a las organizaciones sin fines de lucro, a los investigadores y periodistas, a abordar desafíos sociales, de salud y de infraestructura a gran escala en la región.

Las capacidades de la inteligencia artificial de Facebook, procesando de manera eficiente los datos a una escala de petabyte, se combinaron con imágenes satelitales e información de censos, así se crearon mapas de población que son tres veces más detallados que cualquier otra fuente. El sistema de visión por computadora examinó 9,800 millones de imágenes individuales para determinar si contenían un edificio. El equipo encontró aproximadamente 94 millones de edificios en pocos días.

Retos en salud

Hoy algunas organizaciones de salud ya están utilizando mapas impulsados por la IA para ayudar, por ejemplo, en Malawi; estos mapas ayudaron a la Cruz Roja Americana y su proyecto de Missing Maps a identificar áreas con y sin concentraciones de personas, así se tomaron decisiones más eficientes sobre dónde desplegar a 3,000 trabajadores de la salud para promover la vacunación contra el sarampión.

Otro ejemplo es en procesos de muestreo: “A menudo, los investigadores que trabajan en países en vías de desarrollo deben construir sus muestras a partir de datos censales antiguos y disponibles sólo en un alto nivel de agregación”, expresó Noam Lupu, profesor adjunto de Ciencias Políticas y director adjunto en Latin American Public Opinion Project en la Universidad de Vanderbilt. “Estos mapas nos permitirán identificar, en unidades censales y de mejor manera, dónde están localizadas las poblaciones, incrementando la precisión de nuestras muestras y la representatividad de nuestros estudios”.

Para acceder a esta información basta con ir al sitio https://dataforgood.fb.com/

Infocéanos de México

Investigadores mexicanos de la Universidad de Columbia Británica, el Fondo para la Defensa del Medio ambiente y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad trabajaron durante dos años para lanzar la primera plataforma digital, de acceso público, que integra metadatos con información sobre la investigación marina en todos los océanos de México.

Esta base cuenta con más de 130,000 registros que representan más de 2 millones de datos provenientes de 215 repositorios (con archivos digitales derivados de investigaciones científicas) y 284 autores.

La base contiene información de más de 13,000 especies distribuidas en cinco regiones marinas: golfo de California, Pacífico central, Pacífico sur, oeste del golfo de México, Caribe y Campeche, así como cuerpos de aguas continentales. Los temas que abarca corresponden a pesca y acuacultura, conservación, ecología, oceanografía, socioeconomía y turismo.

Todo ello con la finalidad de enfrentar las principales amenazas que afectan los océanos: el cambio climático, la mala administración de la extracción de los recursos y la contaminación. Esta base de metadatos facilitará el uso eficiente de la información, estimulará la colaboración entre distintos sectores interesados en el desarrollo marino del país y apoya los procesos de mejora en materia de políticas públicas, aseguran sus autores.

Esto fue dado a conocer el 8 de junio, Día Mundial de los Océanos, y la herramienta ya está disponible al público dentro del sitio Biodiversidad Mexicana.

[email protected]