La señora Alicia Pulido, quien hace 17 años hizo una capilla en la esquina de Doctor Vertiz y Doctor Liceaga, Colonia Doctores, para Jesús Malverde, por ser a quien se encomendó cuando su hijo sufrió accidente con un trailer y se salvó, atavió a este santo junto con la Santa Muerte con un cubrebocas para que en esta época de contingencia sanitaria por el coronaviruis Covid-19, proteja a los creyentes. 

Doña Alicia, además, se dedica a vender imágenes y réplicas de estas figuras para mantenerse, y debido a la crisis que se está viviendo, ha tenido la iniciativa de solicitar apoyo a los vecinos o gente que pasa por el lugar, para que aporte productos de primera necesidad como arroz, frijoles, sopas y papel sanitario, entre otras cosas y poder repartirlos a los que menos tienen, como al personal del servicio de limpia o vendedores en los cruceros de la ciudad. “Para las autoridades, la colonia Doctores es un punto rojo, un lugar peligroso y por eso no nos ayudan”, comenta. “Pero sí, como hay gente mala, también habemos gente buena a la que le gusta ayudar”, sentencia. 

Doña Alicia espera que pase pronto la contingencia ya que el aniversario de la capilla Malverde fue el 15 abril y no pudo celebrar una misa debido a las medidas que ordenó el gobierno para evitar aglomeraciones y con ello, los contagios. Espera poder realizarla en noviembre próximo.