Al igual que los directores de la cadena televisiva ABC, muchos otros interesados en la industria de la TV nos hemos preguntado una y otra vez la razón por la cual los ratings y audiencia de los premios Óscar han ido en constante declive desde el 2014. El domingo pasado, en la octogésima novena entrega de los Óscar, la audiencia que el show obtuvo a lo largo de su duración solamente alcanzó un promedio de 32.9 millones de personas. Este número resulta en una disminución de 4% comparado con el 2016, en el cual el otrora imperdible evento obtuvo una audiencia promedio de 34.4 millones de personas.

Para efectos comerciales, uno de los datos más preocupantes ha sido el descenso en el sector más buscado por los anunciantes que es el sector demográfico de audiencia con edades entre los 18 y 49 años. Las cifras iniciales del rating en este sector disminuyeron en casi 14% año con año y esto también ha sido una constante en los últimos cuatro años.

A lo largo de las 3 horas con 49 minutos que duró la transmisión, la audiencia permaneció bastante estable incluso durante los cortos comerciales. Este hecho puede significar que la audiencia que sintoniza el televisor está compuesta por adultos mayores que normalmente presentan una actitud más pasiva ante el televisor, o incluso una audiencia que esta presente sólo parcialmente. Es decir, aparatos encendidos y sintonizados a la cadena transmisora pero cuyos televidentes están ocupados simultáneamente con otras tareas o actividades.

Entre los factores que pueden estar generando este importante deterioro en el número de hogares sintonizados y la calidad de espectadores se han mencionado varios como la longitud del show, la baja difusión previa al evento y el clima político, pero realmente es difícil señalar a alguno como el causal de la situación.

Lo interesante de toda esta situación audiencias en declive y demográficos atractivos en declive es que a los anunciantes parece no estarles preocupando por ahora. Los ingresos reportados por publicidad (80 spots publicitarios) transmitida durante el show fueron por 115 millones de dólares. Ingreso similar al obtenido en el 2016. Sin embargo, los ingresos por publicidad en los últimos cinco años han crecido casi 25 por ciento. Es probable que, derivado de estos resultados, la Academia, dueña de los derechos y la televisora ABC, hayan firmado el pasado mes de agosto un contrato por derechos de transmisión hasta el 2018.

Todo indica que un evento de gran contenido como es la entrega de los Óscar sigue siendo uno de los grandes escaparates para anunciantes que ha logrado no sólo mantener sino aumentar su valor. Esto es algo que los anunciantes valoran ampliamente en un mercado tan fragmentado como el de la televisión actual. Por otra parte, el tema de los Óscar, con 24 millones de fans en Facebook, generó este año 67 millones de posts y en el 2016, más de 24 millones de tuits.

Punto y aparte

En otro tema, esta semana Televisa informó que Gerardo López Gallo se integra a su equipo como vicepresidente de Programación, Mercadeo e Investigación.

López Gallo cuenta con una exitosa carrera de más de 20 años en medios de comunicación, con amplia experiencia en televisión, mercadeo y publicidad, así como desarrollo y producción de campañas dirigidas a las audiencias en México y Estados Unidos.

Recientemente se desempeñó como vicepresidente de Contenido en Discovery Networks México. Antes de Discovery, López Gallo trabajó 12 años en Univisión, a la que se incorporó en el 2001 como parte del equipo encargado de desarrollar la identidad de marca de la cadena UniMás.

En Univisión, entre otros puestos, López Gallo también ocupó la vicepresidencia de Integraciones, donde fue responsable de maximizar el valor de la cartera de cadenas de cable de la marca. Igualmente estuvo a cargo de la vicepresidencia de Programación y Producción de Galavisión, la cadena de cable en español de mayor audiencia en los Estados Unidos, donde creó e implementó una estrategia de programación vertical que logró altos incrementos de ratings.

Gerardo López Gallo se incorporará a Televisa a partir del próximo 15 de marzo, reportando a Isaac Lee, chief content officer para Televisa y Univisión.