En plena Nochebuena un incendió tomó por sorpresa a locatarios y vecinos del mercado de La Merced, que tardó cuatro horas en ser sofocado y que cobró la vida de dos personas: un hombre y una mujer. Sin embargo, éste no ha sido el primer siniestro en la historia de este mercado que tuvo sus orígenes desde los inicios de la Colonia de la Nueva España.

El mercado tomó el nombre del barrio, “de la Merced”, que a su vez fue nombrado de esta manera después de que se estableciera el monasterio de Nuestra Señora de la Merced de la Redención de los Cautivos en el año de 1594 y que es llamado coloquialmente como Convento de la Merced. 

Fue en la década de 1860, que se decidió concentrar el mercado en un mismo lugar y se construyeron los primeros edificios permanentes en los terrenos del antiguo monasterio.

En la actualidad, la mayor parte de este monasterio desapareció, del que queda sólo su claustro con una decoración plateresca, que fue una corriente artística, especialmente arquitectónica, desarrollada por la monarquía española en la península Ibérica y los territorios imperiales de América y Asia.

Por el contrario, aumentaron los puestos que ofrecen mercancías de todo tipo y cuyo lugar se convirtió en un entramado de comercio, a tal punto de ser considerado todo el barrio un gran mercado, el primero en la ciudad y que, pese a la creación de la Central de Abasto en 1981, mantiene su vigencia como punto vital de comercio.

Una historia de incendios

Debido al acelerado ritmo de compra- venta, de los riesgos que implicó el crecimiento del mercado y de la variedad de insumos que se pueden encontrar en la zona, en 1988 se tuvo el primer registro de un incendio provocado por un puesto de cohetes que explotó y contagió el fuego a todo el mercado de La Merced, en aquel siniestro murieron al menos 61 personas.

Una década después, el 4 de mayo de 1998, otro incendio destruyó dos terceras partes de la sala principal del mercado, en total 572 puestos de diversos artículos como zapatos, chiles secos, frutas, verduras y piñatas, pero en aquella ocasión el incendio no cobró vidas ni heridos. La causa, se sospechó, fueron desperfectos en la instalación eléctrica.

Fue el mismo caso del 27 de febrero del 2013, también un incendio destruyó al menos 70% de la nave mayor del mercado y afectó 2,000 locales. Días más tarde, peritos dictaminaron que el incendio se debió a un sobrecalentamiento originado por conexiones eléctricas irregulares.

Mientras que un año después, el 25 de enero del 2014, se incendió de nuevo. Esta vez quedaron destruidos alrededor de 400 puestos y 16 personas resultaron intoxicadas.

Habían destinado 50 millones

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalina, hizo un recorrido este 25 de diciembre luego de que elementos del Cuerpo de Bomberos, la Secretaría de Protección Civil y de la alcaldía Cuauhtémoc apagaran el incendio cuyas causas todavía son desconocidas, pero son investigadas por la Procuraduría General de Justicia, que se encuentra en la zona para realizar los peritajes correspondientes y abrió una carpeta sobre el hecho.

La jefa de Gobierno, como primera medida, colocó un puesto de mando que se ocupa de la limpieza del lugar, y de hacer contacto con los comerciantes que se encuentran perjudicados.

“Iniciaremos el diagnóstico para la rehabilitación del mercado de La Merced. En este momento estábamos trabajando en la rehabilitación de una parte que quedó abandonada desde hace siete años, que fue el último incendio de La Merced”, dijo Sheinbaum.

Para la rehabilitación del incendio anterior a este, “se están destinando en este momento cerca de 50 millones de pesos”; sin embargo, ahora deberán sumar los resultados del nuevo diagnóstico para poder restablecer la otra parte del mercado que quedó afectada por el incendio más reciente.

La mandataria capitalina informó que los locatarios afectados son atendidos por el secretario de Desarrollo Económico, Fadlala Akabani Hneide, en el Centro Cultural Venustiano Carranza.

katia.nolasco@eleconomista.mx