Parte I

Esta semana fue el cumpleaños número 60 del maestro Paul Simonon, ex bajista de la mejor banda de punk: The Clash. Durante la fiesta subieron a tocar algunas figuras importantes de la música; uno de estos actos fue Noel Gallagher y Damon Albarn, donde están tocando juntos una de mis canciones preferidas de Gorillaz: Dare .

Dare es una canción que aparece en el segundo disco de Gorillaz llamado Demon Days. Este material es una pequeña ópera rock, que habla del Apocalipsis de una forma sencilla y simplemente genial. Para mí, éste es uno de los mejores discos de la primer década del milenio.

Para mí, The Clash se superó inmensurablemente en la música y sus letras; a diferencia de los demás, no solo presentaban quejas, ellos ofrecían una respuesta. Kurt Cobain decía que no le gustaban porque comenzó a escucharlos con Sandinista!

The Clash se formó cuando Joe Strummer vio a Sex Pistols tocando en vivo. Ellos y The Ramones son las musas que lograron que fuera posible ponerse una guitarra sin tocar bien. Ése es el espíritu del género.

El día uno, Joe Strummer llegó a la junta con sus futuros compañeros de banda. El único que no sabía tocar era Paul Simonon. Sus padres tenían vena artística y cuando llegó a la adolescencia quiso ser músico. Su amigo Mick Jones intentó enseñarle a tocar la guitarra, pero a Paul se le complicaba el instrumento, por lo que tomó el bajo.

Joe Strummer, en un principio, no quería tocar con Paul. La misma política de tomar la guitarra sin tener mucho conocimiento creó otra dentro de la mercadotecnia de Malcom McLaren, la mente detrás de Sex Pistols. Ésta era darle imagen a la banda, y Simonon es mucho más cool que sus compañeros.

Con el tiempo, Strummer aceptó a Paul y se hicieron grandes aliados; se admiraban mutuamente. Pero la banda tardó en remunerar y no había qué comer. Una noche, salieron a pegar posters de una presentación del grupo. Paul moría de hambre, y cuando regresaron a su departamento, puso harina en un plato, lo llenó de agua y se lo comió.

Una de sus aportaciones en el grupo fue la canción Guns of Brixton , que es enfermamente adictiva. Detesto pensar en la canción porque la tengo que escuchar unas siete veces. Ya comencé. ¡Se los dije!

Guns of Brixton tiene un grito de guerra muy velado que me hace preguntar si voy a pelear o me quedaré callado. La canción la compuso con la idea de generar regalías, pues Joe y Mick recibían más dinero que él. Cuando llegó con la canción, Joe le dijo que el autor debía cantarla. Paul recuerda estar muy nervioso ante el micrófono.

El barrio de Brixton fue testigo de los disturbios raciales de 1981. En las marchas, estaban los miembros de The Clash apoyando a la raza de color.

Paul tiene una voz líder cuando suenan las canciones de The Clash. Sobresale en la producción y hace que la canción tenga sentido. Él es el mejor bajista de su generación y, para mí, es más cool que Sid Vicious.

Cuando The Clash estaba por separarse, le dio un puñetazo a Mick Jones, de quien decían se había vuelto insoportable. La pelea no duró; Paul diseñó la portada del tercer disco de Big Audio Dynamite, grupo que hizo Mick Jones cuando fue expulsado del grupo. Les recomiendo mucho el primer disco de la banda; demuestra por qué Mick era un genio dentro de The Clash. Para mí la canción más memorable es E=MC2 .

Bruce Springsteen era fanático de The Clash, así como Bob Dylan. El último lo invitó a tocar en el disco Down in the groove.

Damon Albarn y Paul Simonon colaboran juntos en el grupo The Good, The Bad & The Ugly. Pero la verdadera sorpresa fue verlo tocar con Mick Jones como grupo de apoyo en Gorillaz para el disco Plastic Beach. Quien echó a perder el momento fue Damon, quien dijo que le gustaba The Clash, pero no era fan de ninguna banda. ¡Yo lo quería ahorcar!

Noel Gallagher se declaró fan de The Clash y creo que indirectamente ellos, con Paul de intermediario, hicieron que Damon y Noel se unieran en el escenario nuevamente.

Cómo hace falta un grupo como The Clash.

Su actitud, filosofía y su grito de guerra nadie lo podrá llenar.

Espero poder hablar más de The Clash, pero hoy por fin tuve la oportunidad de hacerle justicia a Paul Simonon.

¡Feliz cumpleaños, Maestro!