Cualquier momento es bueno para regalarle un libro a un niño, pero qué mejor pretexto que este 30 de abril. Aquí algunas recomendaciones que van de la ciencia más divertida hasta las aventuras más alucinantes.

Para los que comienzan

Agu Trot (Alfaguara)- Roald Dahl. Del maestro de la literatura infantil, un cuento de amor entre dos viejitos cuyo Cupido es una tortuga y el ingenio. Una historia tierna, chistosa y sencilla que aún siendo totalmente cotidiana se sale de lo común. Ideal para leer en voz alta.

Jerónimo y su elefanta (Progreso) - Alejandro Sandoval Ávila. Caloma es una elefanta que se escapó del circo. Jerónimo es un niño muy imaginativo al que sus papás no le creen. Del encuentro de estos dos incomprendidos nace una gran aventura.

Cosita linda (FCE) - Anthony Browne. La mayor parte de los libros de este escritor-ilustrador están protagonizados por changos, son su alter-ego. Tiene una versión maravillosa de King Kong, pero quizá su mejor libro para los más pequeños es éste, en el que una gorila en cautiverio adopta a una gatita y le enseña de todo, desde como ir al baño (imagine a la gorila en el arenero) a balancearse por las ramas.

Para los que hacen miles de preguntas

100 cosas que debes saber sobre piratas (Club de lectores) - Andrew Langley. Los datos imprescindibles para que cualquier piratólogo aficionado se convierta en un lobo de los siete mares: la historia verdadera de Lord Drake y Barba Roja, las diferencias entre un bucanero, un pirata y un corsario, por qué los piratas usan argollas de oro y cómo funcionaban los cañones marítimos, entre otras cosas.

El libro de las cochinadas (ADN Editores)- Julieta Fierro y Juan Tonda, ilustrado por Perujo. Sobre cómo y porqué meterse el dedo en la nariz, comerse un moco o tirarse un pun son hechos respetables y necesarios para la supervivencia. Ciencia para reírse horas y aprender muchísimo.

Cuéntame un cuadro (Serres)- Quentin Blake. Blake, ilustrador de los libros de Rolad Dahl, hace una selección tanto de sus cuadros favoritos de la National Gallery de Londres como de ilustraciones de sus libros favoritos y platica en un tono ligero la historia detrás de cada obra.

Para los aventureros

La heredera (Urano) - Andrea Chapela. Irene y Nannerl son casi la misma persona. Una vive en México y la otra en el mundo de Váudïz. La segunda es creación de la primera. O ese cree Irene. En realidad, Váudïz está tan vivo que... Chapela incia con este volumen una tetralogía fantástica única en nuestro país. No hay que perderle la pista tampoco a la continuación de la saga, El creador.

Dany, el campeón del mundo (Alfaguara) - Roald Dahl. Dany vive con su papá, un tipo divertido e ingenioso que no sólo le enseñó a arreglar coches desde que aprendió a caminar, también va a enseñarle cómo cazar un faisán sin necesidad de disparar una sola bala.

El jinete del dragón - Cornelia Funke La primera novela de la autora de la Trilogía del Mundo de Tinta es el viaje del dragón Luna y sus amigos Ben y Piel de Azufre en busca de un páramo legendario más allá de los Himalayas donde los dragones puedan, al fin, vivir en paz.

Para los que ya se van a la secundaria

Los once de la tribu (Punto de lectura) - Juan Villoro. Crónicas indispensables ahora que viene el Mundial, regalo ideal para el chavo futbolero y para el papá que quiere contarle a su casi-adolescente las leyendas del balón. Villoro narra el fut como debe ser: una epopeya de 90 minutos que une más gargantas que un coro de gospel.

El libro del cementerio (Roca Junior)- Neil Gaiman. Una familia es asesinada y el único sobreviviente es un pequeño bebé. El niño es rescatado por los fantasmas de un cementerio cercano y criado entre lápidas, tumbas y los sabios consejos de las almas en pena. Gaiman, el autor de Coraline, crea esta pequeña maravilla considerada el mejor libro infantil del 2009 por la crítica intenracional.

Matar un ruiseñor (Ediciones B) - Harper Lee. Scout y Jem son dos niños blancos, traviesos e hijos de Atticus Finch, abogado de un pequeño pueblo de la racista Alabama de los 50. Los dos niños crecen envueltos en los chismes del pueblo, las viejas (y brutales) costumbres sureñas y el misterio de Boo Radley, el fantasma de la casa vecina. Bellísimo libro sobre la pérdida de la inocencia, la tragedia del racismo y la importancia de ver las cosas desde la perspectiva de los otros.

Kafka y la muñeca viajera (Siruela)- Jordi Sierra i Fabra. Rescata una anécdota poco conocida de los últimos días de Franz Kafka: caminando por un parque de Praga, Kafka conoce a una pequeña afligida porque acaba de perder a su muñeca. Para consolarla, el escritor le cuenta que la muñeca se fue a viajar por el mundo y prometió mandarle cartas de todos los lugares que visite. Sierra i Fabra imagina el cuento que contaron esas cartas y de paso presenta de una manera muy amable y tierna a un autor tan difícil como Kafka.

La cantante descalza y otros casos oscuros del rock (Alfaguara) - Jordi Soler. Ideal para introducirse al mítico mundo del rock. Una de serie de historias entre veras y falsas de los Grandes: Janis Joplin, Bob Dylan, Robert Fripp y El Rey Elvis Presley.

cmoreno@eleconomista.com.mx