Las artes adivinatorias son importantes en México, pues nos ayudan a preparar memes, chistes macabros, caricaturas y, en algunos casos, encendidas protestas en redes sociales ante la desgracia que está por venir. También, si somos pudientes, una rápida vista al futuro nos permite abandonar el barco antes de que se acabe de hundir.

Visité, pues, a la lectora de la bola de cristal de mi colonia, doña Panchita, que si le creo al arquitecto Memo Díaz, vecino de la casa?13, es la misma que le recomendó a Agustín Carstens renunciar al Banco de México y aceptar la gerencia del Banco de Pagos Internacional, en Basilea, Suiza, ya que aquí, con el dólar a veintitantos, no le iba a alcanzar ni para ir de vacaciones a Cancún.

Adelante, hijo, pasa me invitó doña Panchita una vez que entré al umbral de su cueva , siéntate y dime: ¿qué quieres saber?

A ver le respondí : adivínelo.

Me observó con cara de qué le pasa a este imbécil y, sin quitarme los ojos de encima, dijo:

Pues sí: te engaña.

¿Quién?

¡Tú sabes quien!

¿Mónica?

Por supuesto que Mónica.

¿Y cómo lo sabe? inquirí molesto.

Se ve clarito en la bola de cristal. ¿Quieres que te diga el santo y seña del don Juan...

No la interrumpí antes de que me diera el nombre de mi mejor amigo, de alguno de mis compadres o lo que sería peor: el de mi mayor enemigo . Vengo por motivos profesionales, no personales.

¿Qué quieres saber, pues?

¿Qué le deparará a México en el 2017?

La bola de cristal, otrora trasparente, se llenó de humo; doña Panchita entró en trance y vaticinó:

El sueldo del grueso de la población seguirá siendo miserable?ante el sueldo ominoso de esos vividores llamados diputados, senadores y políticos de diversa calaña. Los gobernadores del país saquearán sus respectivos estados y pocos acabarán en la cárcel. Los de hasta arriba terminarán por repartirse y malbaratar Pemex, lo que provocará alzas en la gasolina, canasta básica y derivados. La inflación pinta de miedo. También Mancera seguirá convirtiendo el espacio público en privado y permitiendo las megaconstrucciones...

Interrumpí a doña Panchita antes de que los ojos se le pusieran en blanco y empezara a hablar en lenguas desconocidas para preguntarle quién iba a ser el nuevo Secretario de Cultura. El alma le volvió al cuerpo y comentó que no sería secretario sino secretaria.

¿Quién?

Beatriz Paredes.

¿Eso dice la bola de cristal? cuestioné dubitativo.

No respondió con tranquilidad . Eso es lo que dicen las redes sociales.

Bueno comenté humilde , ¿es verdad el rumor que en el 2017 me darán el Premio Cervantes?

Definitivamente no. Y antes de que me salgas con más sueños guajiros, debes saber que el paso del tiempo no te convertirá en más sabio, pero sí en más viejo; que el Atlante no va a regresar a la primera división...

La volví a interrumpir para saber si veía algo bueno entre tanta desventura.

Sí contestó para, con una sonrisa en los labios, terminar la consulta afirmando : el América volverá a cruzazulear.