La vida del laureado historietista Gabriel Vargas, quien hoy murió transcurrió como la de un personaje de historieta, nunca tuvimos pleitos durante los 34 años que duramos casados, los que habríamos cumplido hoy.

'El tuvo dos hijos de su primer matrimonio; nosotros dos, ninguno, porque nos dedicamos a que él tuviera la vida que antes no pudo, por tanto trabajo'.

Con el rostro bañado en lágrimas, conmovida por la pérdida de su pareja de vida, la periodista y escritora Guadalupe Appendini señaló lo anterior tras referir que su esposo, don Gabriel Vargas, el historietista mexicano por antonomasia, creador de 'La Familia Burrón', será cremado mañana a las 09:00 horas y depositadas sus cenizas en la Catedral Metropolitana.

'De Gabriel me quedo con la imagen del hombre más maravilloso del mundo. Del niño que vino de Tulancingo a los cuatro años de edad a la Ciudad de México para vivir cerca del Zócalo y luego por La Villa', comentó.

'Pero desde que nació, sintió la inquietud del dibujo, de la crónica, e hizo varias historietas desde que tenía 13 años de edad, lo que le ganó una beca para ir a Francia', rememoró.

Recordó que el entonces niño Gabriel no quiso salir de su país y en cambio, pidió a sus benefactores que le permitieran trabajar en el periódico 'Excélsior'.

'Ingresó a esa edad al periódico y a los 17, ya era jefe del Departamento de Dibujo. Nació en 1915 en el Estado de Hidalgo, lo que significa que en 1932 él dirigía ya ese departamento dentro del rotativo', precisó.

Recordó que 'era un genio', con una facilidad para platicar, comentar lo que sucedía a su alrededor y sobre todo, para dibujar.

Con el paso del tiempo, se conocieron en el mismo periódico.

Eramos amigos del viejo Loret de Mola (Carlos), abuelo del joven que ahora sale en la televisión, quien le llamaba æmi genioÆ a Gabriel, por la cantidad de cosas que hacía'.

Con la mirada cristalina y puesta en el ataúd donde esta tarde descansa don Gabriel Vargas, su hoy viuda dijo en tono claro y fuerte: 'Sabes... yo desde ayer le dije a la enfermera que para mí, que mañana (hoy) se muere Gabriel, porque me acaba de decir gracias, gracias por todo, te quiero muchísimo y haz sido el amor de mi vida...', alcanzó a decir antes de romper en llanto.

Recordó que duraron 34 años de casados. 'El era viudo y tiene dos hijos de su primer matrimonio, Graciela y Gabriel. Nosotros no tuvimos hijos, pero nos dedicamos a pasear y a ir por todos lados, porque realmente, conmigo vivió todo lo que quiso él vivir, antes y que no pudo por tanto trabajo que tenía; ya casados, él pudo hacer muchas cosas que deseaba'.

Reiteró que su vida en pareja fue de verdad muy bonita y que juntos hicieron muchas cosas. Ahora, comentó, 'yo tengo en custodia sus dibujos, libros y libreros, sus mesas de trabajo que él mismo diseñó y mando construir y muchas cosas más, en nuestra casa de la Colonia Cuauhtémoc, y posiblemente vayamos a regalar todo su estudio a la Universidad de Hidalgo'.

Explicó que en esa casa de estudios tienen la intención de crear una cátedra de dibujo y una sala de lectura en su honor, además, el mismo Vargas expresó no hace mucho su deseo de que sus pertenencias artísticas, sus herramientas de trabajo creativo, fueran donadas a esa universidad.

'Sus cuentos es probable que los retome la Editorial Porrúa', informó.

El cuerpo de Gabriel Vargas Bernal es velado en la Capilla A de la agencia Gayosso en la calle de Sullivan en esta ciudad, luego de que dejó de existir en su departamento de la Colonia Cuauhtémoc.

Mañana a las 08:00 hora se dará una misa de cuerpo presente y a las 09:00 será cremado. De ahí, sus restos serán depositados en un nicho de la Catedral metropolitana.