Más de 700 mil bienes culturales mexicanos digitalizados estarán disponibles por primera vez en un mismo sitio, en la plataforma digital Mexicana. Repositorio del Patrimonio Cultural de México presentada este martes por la Secretaría de Cultura.

 

Mexicana es un repositorio que reúne los acervos digitales de 17 instituciones del sector cultural de México, los conjuga, los interopera y los pone a disposición del público en cualquier parte del mundo. 

Si usted pone ´maíz’ o Emiliano Zapata en el buscador el sistema va a arrojar  todos los objetos digitales en resguardo de las instituciones de la Secretaría de Cultura y  los va a presentar  de manera ordenada: películas, fotos, revistas, artículos, audios, conferencias, tesis, piezas de museo relacionadas, códices, infografías, mapas, ilustraciones, carteles y un sinfín de elementos más.

 

A partir de hoy, los cibernautas de México y de todo el  mundo podrán acceder de manera libre y gratuita a los acervos digitales que resguardan las instituciones federales, por medio de una interfaz de fácil navegación, con un diseño innovador y contemporáneo, y acercarse a la riqueza cultural y patrimonial reunida en este repositorio.

 

La secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, al presentar la plataforma digital en el Patio Octavio Paz de la Biblioteca de México, destacó que la Agenda Digital de Cultura se planteó como eje de trabajo la digitalización del patrimonio cultural y las expresiones artísticas de México, el acceso universal a la cultura a través de herramientas digitales, la inclusión y la participación ciudadana, el aliento a las nuevas formas creativas y el fomento a las industrias culturales digitales.

 

“Mexicana es una plataforma que vincula, correlaciona, agrupa, cataloga y muestra los acervos digitales de 17 instituciones dependientes de la Secretaría de Cultura. El repositorio congrega la amplia riqueza cultural y patrimonial que  México alberga en sus museos, archivos arqueológicos, artísticos e históricos,  centros de investigación, centros culturales, bibliotecas, archivos fílmicos, fototecas y fonotecas”, detalló la secretaria.

 

“Las tecnologías digitales han creado una cultura dinámica, horizontal y colectiva, inclusiva y participativa. Representan retos para que el gran patrimonio se difunda con profesionalismo y a la altura de lo que la revolución tecnológica nos propone”, señaló García Cepeda.

 

Por su parte, Alejandro Salafranca, director general de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) de la Secretaría de Cultura, quien tuvo a su cargo el desarrollo de esta plataforma, precisa para El Economista: “arrancamos esta primera etapa con 740,000 objeto digitales. ¿Son muchos, son pocos? Ayer eran ninguno, hoy tenemos esos objetos reunidos allí, en esta plataforma,  que conviven, que están federados, interoperando y es un milagro que la hayamos podido tener en 15 meses”.

 

Salafranca destaca que lo más importante ya está hecho: la arquitectura tecnológica, catalográfica, ontológica, de vocabulario,  todo lo que hubo que armonizar y crear el modelo de datos México, con la idiosincrasia de la museografía mexicana. "Lo que sigue es alimentarla y sumar a más instituciones federales, locales y privadas que son depositarias de una parte del vasto patrimonio cultural de México", señala.

 

“No está todo de todos, pero habrá mucho de todas las instituciones, dependiendo del avance en digitalización que cada institución tenga. La Mediateca del INAH, por ejemplo, tiene un gran avance y es uno de los principales aportadores de esta plataforma", junto con el INBA, Museos de México, Musiteca, Imcine, Fototeca Nacional, Fonoteca Nacional, la Cineteca Nacional, el INALI, Canal 22, el Cenart, Radio Educación, la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología, la Biblioteca

José Vasconcelos, entre otras instituciones, detalla Salafranca.

 

Otras de las características del repositorio digital es que permitirá a los usuarios crear sesiones para formar sus propias colecciones digitales y poder compartirlas en redes sociales. Asimismo ofrecerá a los especialistas la posibilidad de hacer comentarios y anotaciones para ampliar y actualizar el conocimiento en torno de las colecciones.

 

El director general de TIC precisa que aunque hay muchos objetos que están libres de derechos, “hay restricciones, obviamente, porque cada objeto está sujeto a las normas establecidas, pero hay una 'declaración de uso' por cada objeto que te indica qué puedes hacer con él y qué no, es decir imprimirlo, descargarlo o compartirlo”.

 

Mexicana. Repositorio del Patrimonio Cultural de México requirió una inversión de 3 millones 200 mil pesos, indica Alejandro Salafranca y está disponible al público a través de la página de la Secretaría de Cultura.

 

[email protected]mx