Desde el 2010, las personas en pobreza extrema se redujeron en 25%, al pasar de 12.9 millones en dicho año a 9.3 en el 2016, mientras las personas en situación de pobreza aumentaron en 1.14% en el mismo periodo.