La industria farmacéutica enfrenta un gran reto, mover todo su sistema de contacto físico a la telemedicina, proceso en verdad complejo, pero será el único camino para seguir cumpliendo su función. Con la pandemia por Covid-19 en nuestro país las consultas médicas cara a cara cayeron 95%, de acuerdo con la consultora Global Market Insights, esta práctica prevé superar los 175,000 millones de dólares en 2026, contra los 45,000 millones de 2019. 

“Las farmacéuticas deben recordar que el teletrabajo o trabajo remoto ya es parte de una nueva realidad, el desafío, aparte de asegurarse que estas funciones se realicen, es tener colaboradores con habilidades blandas y digitales desarrolladas”, asegura Lilia García, directora de alianzas en BEDU, especialistas en capacitaciones corporativas en temas de digitalización.

Hasta antes del Covid-19 las industrias mas preocupadas por el tema digital eran el sector financiero, empresas FinTech y de tecnología; las farmacéuticas no visualizaban la importancia de conectarse con la realidad digital, pues la mayoría del trabajo era presencial.

García explica que a raíz del Covid-19 y el confinamiento algunas farmacéuticas se acercaron para pedir asesoría sobre cómo ayudar a sus colaboradores y asesores médicos a entrar en el mundo digital y realizar sus funciones a través de diferentes plataformas en línea.

¿Cómo hacer para que un mundo presencial pase al de la digitalización de manera rápida y efectiva?, ante este reto, BEDU documenta cuál es realmente la problemática que enfrentan las farmacéuticas y con base en ello desarrolla capacitaciones  y entendimiento claro de dónde se encuentra la industria y cómo es que se les puede ayudar.

Después de realizar encuestas y una investigación uno a uno, encontraron que efectivamente la industria farmacéutica se encuentra todavía muy lejos del mundo digital y que hay una necesidad de cambiar la mentalidad, lograr confianza en hacer una videollamada, mejorar las habilidades blandas y socioemocionales. “Prácticamente la conversación de asesores farmacéuticos con médicos vía zoom no existía, a su vez, los médicos no están acostumbrados a que se les contacte vía digital”.

Este análisis ha quedado plasmado en un material disponible de manera gratuita. Se trata del libro electrónico Equipos comerciales y la nueva normalidad farmacéutica, que analiza la industria en México y los retos a los que se enfrenta. La influencia que la automatización y la digitalización tendrán en la evolución del trabajo es enorme y requiere de empresas con capacidad de adaptación al cambio, ágiles y flexibles. 

Para la especialista el reto más importante ahora es ayudar a la industria a cambiar su mentalidad y ver al trabajo remoto como una opción, sin embargo, para que eso suceda debe haber diferentes factores que llegan con la capacitación. Entre ellos señaló:

  • Las farmacéuticas deben cambiar por completo la forma de prospectar a sus clientes médicos en plataformas digitales, segmentar al público, entender sus nuevas necesidades.
  • También tienen que empezar a desarrollar sus habilidades blandas, enfocadas a empatía, trabajo colaborativo a distancia y negociación a través del mundo digital para mejorar la comunicación. 
  • Los embajadores comerciales tienen que ser capaces de crear mapas de empatía, entendimiento del usuario y nuevos métodos de seguimiento, crear confianza en las videollamadas, es la nueva realidad. 

García reiteró que la respuesta estará en la capacitación de habilidades blandas y digitales, “Conocer las herramientas digitales, cuales ofrecen mayor seguridad, agilidad, flexibilidad, para que puedan desarrollar una buena presentación, que se pueda compartir y comentar de manera eficiente, es algo en lo que la industria de la salud debe estar trabajando de inmediato”. 

nelly.toche@eleconomista.mx