El Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), anunció el cierre de un ciclo de apoyo y colaboración para con el Sistema Nacional de Investigadores, con ello también señala que ha quedado fuera de la discusión de la próxima Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación que marcará el futuro de la ciencia en México. “Tocará a la comunidad académica buscar el respeto a su representación frente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)”, confinan.

El hasta ahora organismo autónomo y que por disposición del artículo 38 de la Ley de Ciencia y Tecnología vigente, mandata al Conacyt otorgar los apoyos necesarios para la operatividad del organismo, cosa que no ha sucedido, señalo que no ha sido consultado por el Conacyt para realizar la “Consulta para la formulación de propuestas de miembros de las Comisiones Dictaminadoras del Sistema Nacional de Investigadores (SNI)”, a pesar de que ésta ha sido una de sus funciones y facultades previstas en los artículos 36, 37 y 38 de la Ley de CyT.

Revela que desde hace más de 6 meses el FCCyT , fue desconocido por dicha institución y ha dejado de ser invitado a reuniones y mesas de trabajo, como lo había sido los últimos 18 años. Por ejemplo, a la Primera Reunión del Consejo de Aprobación del SNI 2020, en donde también fueron desconocidos, al no haber sido convocados los tres representantes del SNI. 

Destacan que aunque el Conacyt afirma que el Foro Consultivo Científico y Tecnológico participará en dicha consulta, de acuerdo a su oficio del 20 de marzo de 2020, el consejo se refiere a “otro” Foro Consultivo Científico y Tecnológico, una nueva entidad y no al histórico Foro Consultivo AC.

Esta preocupación fue expuesta a través de un comunicado, el cual va firmado por cinco excoordinadores de dicha institución: José Antonio de la Peña, José Luis Fernández Zayas, Juan Pedro Laclette, Gabriela Dutrenit y José Franco; así como su actual coordinadora general, Julia Tagüeña.

“De esta manera, se está cerrando un ciclo de trabajo conjunto y apoyo del Foro Consultivo al Sistema Nacional de Investigadores. Nos despedimos recordándoles que en estos momentos de pandemia del coronavirus, es muy importante mantener la solidaridad y la unión de la sociedad en su conjunto y de la comunidad científica en particular”, concluyen.

Más voces

Otra agrupación que respalda la preocupación por la conformación de las comisiones dictaminadoras para miembros SNI, fue la Red ProCienciaMx.

La Red ProCienciaMx asegura que resulta inoportuno que el Conacyt proceda a llevar a cabo la consulta de preferencias en vistas a la conformación de las comisiones dictaminadoras del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), máxime cuando esta consulta, que se abrió el 20 de marzo, tiene numerosas irregularidades.

Entre ellos señalan que el padrón de elegibles incluye miembros vigentes en estas comisiones, investigadores ya jubilados o desafortunadamente fallecidos, o bien el mismo nombre aparecen en dos áreas de conocimiento distintas; muchos de los elegibles recibieron hasta el 23 o 24 de marzo el correo llamándolos a votar, la encuesta no es anónima, reside en una plataforma privada y tampoco garantiza un seguimiento abierto de resultados como ocurría en ocasiones anteriores.

“Todo ello genera desconfianza y descontento, en un momento en el que tendríamos que estar todos unidos y sumar nuestros esfuerzos en una única dirección. La comunidad científica debe estar a la altura de las circunstancias de la emergencia sanitaria, económica y social que enfrenta el mundo”, señalaron.

La consulta para la nueva Ley de CTI es a través de una plataforma

El pasado 31 de enero, el Conacyt abrió la plataforma para que la ciudadanía e instituciones participen en la convocatoria para construir lo que ellos llaman la “primera Ley General de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación”. Las propuestas son recibidas a través de está liga y a pesar de la contingencia, su fecha límite es el 30 de abril.  

La plataforma fue presentada como una herramienta que permite leer, revisar, comentar o adherirse a las propuestas enviadas por terceros, como si se tratara de una red social. 

De acuerdo con un comunicado del 8 de marzo, donde se daba a conocer que la plataforma estaba activa, el Conacyt aseguró haber invitado a 90 instituciones para que participaran en la consulta y enviaran sus propuestas. Como resultado, el 31 de enero ya se habían recibido las primeras 86 propuestas, de las cuales 35 fueron enviadas por instituciones y 51 fueron de carácter individual.

En aquel momento también se anunciaba la autorización por parte del Ejecutivo Federal para la creación del Comité Intersecretarial de Ciencia, Tecnología e Innovación, donde se analizarán y consolidarán las propuestas recibidas en la plataforma de consulta.

Información adicional

Las comisiones dictaminadoras del SNI, donde participaba el FCCyT, tienen como función: evaluar, mediante el análisis hecho por pares, la calidad académica, la trascendencia y el impacto del trabajo de investigación, además de atender la solicitud de nuevos miembros.

[email protected]