105 toneladas de marfil y más de una tonelada de cuernos de rinocerontes serán quemados en el Parque Nacional de Nairobi. Estos decomisos pretenden dar una señal al mundo sobre la caza furtiva.