A diferencia de años recientes, las nominaciones del Óscar, anunciadas esta mañana, estuvieron llenas de pequeñas sorpresas. La mayor de ellas es una repetición del fenómeno que en el 2015 se llamó el año de los blancos (#OscarsSoWhite), precisamente porque los veinte actores y cuatro de los cinco directores nominados son de raza blanca. Un tema sensible, particularmente después de los acercamientos recientes de la Academia hacia la reconciliación (en ambos años hubo trabajos destacados de actores y directores afroamericanos).

El anuncio se realizó en dos partes. Primero Ang Lee y Guillermo del Toro, las categorías menores. Después, John Krasinski y la presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, leyeron las principales. Dos cintas se perfilaron como favoritas.

The Revenant: el renacido de Alejandro G. Iñárritu (desde que se quitó el González ha tenido mayor suerte en los premios de Hollywood). La película sumó 12 nominaciones (Mejor Película, Director, Actores, Cinematografía, Edición, Vestuario, Sonido, Diseño de Producción, Maquillaje y Efectos Visuales). Es la segunda nominación consecutiva para el director mexicano (ganó el año pasado con Birdman); también para Martín Hernández por la edición sonora; y la tercera al hilo para el Chivo Lubezki (ganó las dos anteriores y sumó ocho en su currículum).

La única otra predilecta es Mad Max: Fury Road de George Miller con 10 nominaciones, aunque la mayoría en categorías técnicas (Director, Cinematografía, Edición, Diseño de Producción, Edición y mezcla de sonido, Vestuario, Efectos Visuales y Maquillaje). Miller de 70 años recibe su primera mención en dirección al revivir después de tres décadas su saga posapocalíptica (viene a ser Mad Max 4). Primera vez que una cuarta secuela recibe tantos honores.

Entre el resto de nominadas a Mejor Película están Misión rescate, con siete (Actor, Guión adaptado, Diseño de producción , Edición y mezcla sonora, y Efectos visuales); Puente de espías con cinco (Actor de soporte, Guión original, Música, Diseño de Producción y Mezcla Sonora); Spotlight, con seis (Director, Actor y Actriz de soporte, Edición y Guión original); La gran apuesta, con cinco (Director, Actor de soporte, Guión Adaptado y edición); Room, con cuatro (Actriz, Guión Adaptado y Director); y Brooklyn, con tres (Cinta, Actriz y Guión).

Lista insólita

La lista es un tanto insólita y deja claro que no será uno de esos años en que una película arrasa. Para empezar, las dos favoritas no están mencionadas en los premios de guión. Mad Max ni siquiera tiene un actor nominado, lo que la pone en una posición similar a la de Gravity en el 2014. Carol, una historia de amor lésbico basada en una novela de Patricia Highsmith, se apunta seis nominaciones, incluidas sus dos actrices; mientras que La chica danesa, cuatro (dos en actuación); pero ambas están fuera de las menciones de dirección y película. Para quienes dicen que la taquilla manda en Hollywood, la Academia responde y Star Wars: Episodio VII sólo alcanza cinco nominaciones técnicas.

Las categorías de actuación son mezcla de caras nuevas, veteranos y clientes frecuentes: el ganador del año pasado Eddie Redmayne, por su chica danesa transgénero; la quinta (¿será la vencida?) para Leo DiCaprio; Matt Damon y su astronauta abandonado por Misión rescate; Michael Fassbender como el egomaníaco fundador de Apple (Jobs); y el debut en los Óscares de Bryan Cranston (Trumbo).

Entre las actrices, la ganadora del 2013, Cate Blanchett por Carol; la novata y triunfadora del Golden Globe, Brie Larson por Room; la experimentada Charlotte Rampling consigue su primera nominación (45 años); Saoirse Ronan (Brooklyn); y la consentida de Hollywood, Jennifer Lawrence (Joy) que se apunta la marca de cuatro nominaciones antes de los 25 años (Meryl Streep lo consiguió hasta los 33).

En las categorías de soporte destacan Kate Winslet (Jobs), Alicia Vikander (La chica danesa) y Jennifer Jason Leigh (Los ocho más odiados). Mientras que entre los hombres no hay mejor historia que la vuelta de Sylvester Stallone (no había sido nominado desde Rocky en 1976).

Como suele suceder en los Óscar, cobra relevancia también enterarse quién quedó fuera. El caso más sonado es Ridley Scott, quien a los 78 años nunca ha ganado y era considerado favorito por algunos especialistas. Los excluidos también incluyen a Todd Haynes (Carol), Johnny Depp (Black Mass), Oscar Isaac (Ex Machina), Will Smith (La verdad oculta), Idris Elba (Beasts of No Nation) y Kristen Stewart (que ganó, por primera vez para un estadounidense, un César en Francia por Clouds of Sil Maria).

Apunte a un cambio generacional

En otras categorías es evidente que la Academia apuesta por un cambio generacional. Siete nominados a guión tienen su primera nominación (como Alex Garland por Ex Machina). Basta ver las cinco en eso que llamamos película extranjera , para descubrir directores nuevos, algunos de ellos con su ópera prima: el colombiano Ciro Guerra (El abrazo de la serpiente); la francesa-turca Deniz Gamze Ergüven (Mustang); el inglés-jordano Naji Abu Nowar (Theeb); el danés Tobías Lindholm (A War); y el húngaro Lázló Nemes, con la ganadora del Globo de Oro, Hijo de Saúl.

Categorías como las de animación se han consolidado por sus propuestas internacionales. Aunque la favorita sea de Pixar (Intensa-mente); también aparece Anomalisa de Charlie Kaufman,;la británica Shaun, el cordero; la brasileña Niño y el mundo de Alê Abreu; y la japonesa When Marnie Was Here del heredero de Miyazaki, Hiromasa Yonebayashi. Entre los cortos animados, se reconoce un trabajo chileno: La historia de un oso de Gabriel Osorio Vargas.

Entre los documentales nominados, encontramos dos cintas sobre cantantes: Amy, sobre Amy Winehouse; y What Happened, Miss Simone?, sobre Nina Simone. La polémica Cartel Land que retrata las milicias armadas en Arizona y Michoacán; Winter on Fire, reconstrucción sobre las marchas de protesta estudiantiles en Ucrania; y The Look of Silence, suerte de continuación de la brutal historia reciente de Indonesia, a cargo de Joshua Oppenheimer y Signe Byrge Sorensen.

La ceremonia de entrega de los Óscares se celebrará el próximo domingo 28 de febrero a las siete de la noche y será conducida por Chris Rock.

Twitter: @rgarciamainou