La población de jaguares en vida silvestre aumentó 20%, lo que equivale a 4,800 especímenes, según reveló el Segundo Censo Nacional del Jaguar 2018, en relación a los datos del 2010.

El censo fue coordinado por el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con apoyo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y de la Alianza WWF-Fundación Telmex Telcel.

El crecimiento arriba mencionado se debe, entre otros factores, al programa de conservación del jaguar que se implementa desde el 2005 bajo la supervisión de la Conanp, junto con la sociedad civil, comunidades e instituciones académicas y al aumento de la superficie de cobertura forestal respecto a hace dos décadas y a un mayor esfuerzo de muestreo en relación con el censo del 2010, explicó el doctor Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, coordinador del estudio.

“Es claro que el apoyo que hemos brindado al estudio de la ecología y conservación del jaguar desde el 2005 está dando resultados positivos. Demuestra que acciones consistentes pueden parar y revertir el decremento en sus poblaciones”, dijo Marcos Linares, subdirector de crossmedia & Content de Telcel, con respecto al censo durante el Simposio Internacional de Ecología y Conservación de Jaguar y otros Felinos Neotropicales, que tuvo lugar en Cancún del 11 al 15 de junio y reunió a más de 40 expertos de América Latina.

María José Villanueva, directora de Conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) México, señaló que este año la protección de la especie está teniendo un fuerte impulso continental, luego del pronunciamiento hecho el pasado 1 de marzo por representantes de 14 países latinoamericanos en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, para implementar una agenda de conservación regional para el jaguar al 2030.

En dicha reunión, los representantes de cada país acordaron impulsar mayores inversiones públicas y privadas así como facilitar mecanismos financieros para conservar la naturaleza y generar mayor conciencia e información sobre la importancia del jaguar, agregó Villanueva, al señalar que para WWF se trata de un felino prioritario por ser una especie paraguas, cuya conservación beneficia a la rica biodiversidad latinoamericana.