Este miércoles, la Fundación para las Letras Mexicanas (FLM) y la Casa Estudio Cien Años de Soledad, en alianza con la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y la Universidad Veracruzana (UV), anunciaron un ambicioso proyecto de divulgación literaria que, con un programa coordinado por Juan Villoro y por demás rico en contenido y perspectivas, pretende llegar de manera gratuita y extensa al público interesado de las letras en nuestra lengua.

Gabriel García Márquez, Elena Garro, Jorge Luis Borges, Clarice Lispector, Alfonso Reyes, Rosario Castellanos, Octavio Paz, Inés Arredondo, Silvina Ocampo y José Revueltas serán algunas de las figuras literarias modernas y contemporáneas en castellano de las que se echará mano en este plan de difusión abierta.

Pero el canon literario será solamente un elemento del plan. También habrá oportunidad para darle perspectiva de género a nuestra literatura, pero no solamente a la escrita por mujeres; sobre todo habrá acercamientos a las letras contemporáneas y se hablará sobre diversidad sexual, las manifestaciones en lenguas originarias, la escritura chicana y la literatura infantil y juvenil.

Geney Beltrán Félix, coordinador de la FLM, detalló que se trata de una serie de 92 sesiones y 222 horas de transmisión de contenidos gratuitos, entre febrero de 2021 y marzo del 2022, divididos en dos grandes bloques: una serie de cinco cursos monográficos y un seminario de cuatro módulos a cargo de escritores e investigadores de gran trayectoria, tales como Juan Villoro, Lucía Melgar, Cristina Rivera Garza o Miguel Tapia Alcaraz.

Cada transmisión será gratuita y en tiempo real a través de los canales de YouTube y Facebook de la Casa Estudio Cien Años de Soledad, la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, la Facultad de Letras Españolas y el área académica de Humanidades, ambas en la UV.

Con perspectiva de género

De la presentación tomaron parte dos de los profesores del proyecto: la doctora en Literatura hispanoamericana Lucía Melgar, quien será responsable del curso “En busca de una literatura propia: narradoras latinoamericanas”, y el escritor Juan Villoro, quien, además de coordinador, será titular del curso “De la crónica a la ficción: Gabriel García Márquez”. Ambos tendrán una duración de tres meses con una sesión cada semana.

Lucía Melgar explicó que en su curso hablará de “cómo las escritoras han aportado a nuestro imaginario, a la textualidad latinoamericana, nuevas formas de ver la realidad desde una perspectiva no necesariamente de mujer pero distinta en función de su ubicación en la sociedad y su visión de la condición de la mujer, de las relaciones de género (…) cómo han reinterpretado la historia, cómo ven la sociedad, cómo cuestionan los roles tradicionales de las mujeres y también qué tipo de recursos literarios han usado”, eso para entender cómo ha funcionado el canon en términos de inclusión y exclusión y cómo la perspectiva de género nos permite leer de manera distinta y mucho más rica tanto a autoras como a autores.

Opinó que es buena la salud de la literatura mexicana desde la perspectiva de las mujeres. “Tenemos autoras muy interesantes escribiendo actualmente. Podría mencionar a Fernanda Melchor, a Guadalupe Nettel, a Carmen Boullosa y muchas más. Hay una gran riqueza y muchísima diversidad, lo cual es interesante. Hay un cruce entre realidad y ficción por la presencia del tema de la violencia y también de la maternidad. Hay temas que se suponía que las autoras no trataban, pero que se tratan ahora de una manera mucho más evidente”, refirió.

Villoro coincidió con Melgar: destacó la notable producción reciente de autoras mexicanas. “Advierto especialmente una línea de literatura que es casi ya una tradición, pero una que ha sido soslayada y que gracias a estudiosos como Lucía Melgar ahora pueden salir a flote. Esa literatura está más viva que nunca y está esperando tener su cartografía”.

Por su parte, el escritor detalló que “el curso que he planeado se ocupa de una franja de Gabriel García Márquez, porque no es posible agotar su ejecutoria en tres meses. Me interesa el trasvase del periodismo a la ficción, cómo las primeras armas de García Márquez como cronista le sirvieron de manera esencial para escribir una literatura que para mucha gente no tendría tanto que ver con la realidad y que, sin embargo, tiene anclajes muy directos con ella (...) considerando que el periodismo en sus mejores momentos es gran literatura escrita bajo presión”.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx