Decenas de lobos marinos tomaron el atracadero de Ensenada para descansar. La situación ha afectado a los marineros y causado gracia a los paseantes.