El premio más importante de la danza clásica vuelve a ser para un mexicano por segundo año consecutivo, pues este martes la primera bailarina Elisa Carrillo hizo historia al recibir el premio Benois de la Dase en la capital de Moscú.

El año pasado sería el mexicano Isaac Hernández, quien obtuvo el galardón por su interpretación del personaje de Don Quijote en la Ópera de Roma.

La mexicana nacida en el Estado de México fue galardonada como mejor bailarina por su interpretación de Julieta en el Romeo y Julieta de Nacho Duato, que se estrenó en 2018 por el Staatsballett de Berlín.

“Quiero darle gracias a mi familia, porque siempre me ha apoyado; a la gente en México que ha creído en mí y a quienes me dieron la oportunidad de formarme, a quienes me abrieron las puertas de Europa: el Stuttgart Ballet, el Staatsballett Berlín y a sus directores, todos ellos me ayudaron a crecer artísticamente y a lograr este premio que dedicó especialmente a mi país, México, y al Estado de México, mi patria chica” fueron las palabras de la primera bailarina mexicana y latinoamericana en recibir esta distinción en el prestigioso Teatro Bolshoi de la capital rusa.

Carrillo se suma con este triunfo a un selecto grupo de artistas, que incluye a Alicia Alonso, Mikhail Baryshnikov y Julio Bocca, al recibir los tres premios más relevantes de la especialidad: Alma de la Danza, del Festival Internacional Dance Open de San Petersburgo y el Benois 2019, que recibió este martes en Moscú.

La bailarina tendrá una gala en México el próximo 2 de julio en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, además de ser agente cultural honoraria del programa de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Cultura con quien ha colaborado recientemente para traer a México el talento de bailarines y directores como Nacho Duato para complementar los ensayos y conocimientos de la Compañía Nacional de Danza.

[email protected]