Con una robusta agenda de documentos de trabajo, que incluyen nueve grandes líneas de acción en favor de la cultura, concluyó este martes la 24 Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que se llevó a cabo en Veracruz. En las dos jornadas de trabajo los mandatarios de 22 países analizaron los documentos que anteriormente habían elaborado los ministros de Cultura de las naciones participantes.

En la reunión expresaron votos para que los temas culturales sean la respuesta que está esperando la región para combatir la desigualdad, la violencia, la apatía y el desencanto. Como parte de las conclusiones del encuentro, destaca una apuesta por la educación, la innovación y la cultura para generar un desarrollo más equitativo y promisorio para toda la región (que en su conjunto es la más inequitativa del mundo).

Entre los temas de la reunión destacan:

Que la Secretaría General Iberoamericana (Segib) convoque y coordine un grupo de trabajo, integrado por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, España y México y con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos para diseñar e impulsar una Agenda Digital Cultural para Iberoamérica que, con un enfoque transversal, fomente la inserción de la cultura iberoamericana en las redes mundiales de información, con especial atención a los derechos de autor.

Se aprobó la puesta en marcha de la Iniciativa de Cooperación IberCocinas, Tradición e Innovación, a propuesta de Colombia, México y Perú, que plantea como un proyecto de cooperación promover la cultura gastronómica.

La SEGIB deberá integrar y coordinar un grupo de trabajo para la redacción de un instrumento regional que impulse políticas públicas y acciones, a fin de facilitar la circulación de bienes y servicios culturales, y la movilidad de artistas y profesionales de la cultura.

La SEGIB deberá hacer un inventario de buenas prácticas de financiación y servicios para las industrias culturales y los programas de cooperación. En el primer trimestre del 2015 se convocará a conformar el grupo de trabajo.

Se compartirán medidas adoptadas por los países para incorporar a sus sistemas de contabilidad las Cuentas Satélites de Cultura, así como los esfuerzos del Convenio Andrés Bello para converger hacia una metodología común.