La cumbre del clima (COP25), que se realiza en Madrid, tendrá la responsabilidad de que los países alcancen mayores compromisos en la lucha climática y se implementen todas las decisiones del Acuerdo de París. Hasta el 13 de diciembre se pondrán diversos temas sobre la mesa en los que México está presente.

“Se trata de una reunión importante, es la última COP antes de que entre en vigor el Acuerdo de París, nos estamos terminando de poner de acuerdo en cómo se van a llevar a cabo muchos de los compromisos y el cumplimiento de éstos”, dijo en entrevista María Amparo Martínez, vocera de la delegación mexicana y titular del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

Hay muchos puntos en los que la presencia de México es importante, señaló la especialista, pues hay urgencia de actuar rápido, por ejemplo, con la recuperación de nuestros ecosistemas, manejo de los bosques, cambios para la producción alimentaria, recuperar y a la vez aprovechar los ecosistemas marinos pues son grandes contribuyentes de la mitigación y adaptación.

El hecho de que esta COP se había planteado con una sede latinoamericana —recordemos que Chile tuvo que cancelar luego del ambiente de protestas que enfrenta— requiere de contar con países importantes de la región como lo es México. “Se tiene que dejar muy claro que no hemos abandonado ni se tiene la intención de abandonar el acuerdo, por el contrario, somos países que seguimos firmes y, junto con otros países, dispuestos a cumplir sus compromisos”.

La doctora Martínez explicó a El Economista que es un momento de trabajo y acuerdos, por lo que aún no se pueden adelantar resultados, la primera semana es de labor técnica, elaboración de reglas y de discusiones hasta de contabilidad, por ejemplo, en el caso de adaptación se discute cómo hacer para que el financiamiento sea transparente, claro y que el recurso sea bien dirigido. “Somos un planeta muy heterogéneo, la discusión entre 196 países es lenta, por ello la negociación es detallada”.

Por otro lado, señaló que es muy importante que estemos conscientes del momento histórico planetario por el que atravesamos, aunque se trata de un problema global hay condiciones locales que nos permiten concientizar sobre el problema, como agotamiento de suelos, contaminación del aire, residuos sin manejo, falta de agua, entre otras.

“Es el momento para que en cada país se repiense las cosas y genere las acciones locales y colectivas, por un lado, es una obligación ética con el resto del mundo, pero también una gran oportunidad para nuestro país de tomar posiciones y hacer las cosas de mejor manera y con mayor conocimiento”.

Concluyó que es importante que el pueblo de México sepa la trascendencia de seguir participando de estas reuniones, pues lo peor que nos podría pasar, con esta tendencia de algunos países de pretender aislar a su población del tema, es quitarle la oportunidad a la humanidad de resolver los problemas en conjunto. “Este tipo de instancias bilaterales pueden detener y arreglar muchas cosas, son perfectibles, pero es mejor que existan”.

Evidencia científica

El Proyecto Global de Carbono reveló durante esta cumbre que las emisiones mundiales de CO2 aumentarán al menos 0.6 % en el 2019, debido al crecimiento sostenido en el consumo de gas natural y petróleo, a pesar de una disminución en el uso de carbón.

Según los resultados del informe en el que participaron 76 investigadores de 58 organizaciones y 13 continentes, las emisiones globales de CO2 crecieron 3 % anual en la década del 2000, pero el crecimiento se desaceleró desde el 2010. Sin embargo, las emisiones volvieron a crecer nuevamente en el 2017 (1.5 %), 2018 (2.1 %) y ahora en el 2019 (0.6 por ciento).

“Las emisiones de dióxido de carbono deben disminuir drásticamente para que el mundo cumpla con el límite de estar muy por debajo de 2°C establecido en el Acuerdo de París. Cada año, con emisiones en aumento, ese objetivo es aún más difícil de alcanzar”, aseguró Robbie Andrew, investigador del Centro de Investigación Climática Internacional.

Por otro lado, durante el encuentro se reveló que el aumento de las temperaturas en el 2019 ya ha alcanzado 1.1°C respecto a los niveles preindustriales, esto viene ligado al aumento de las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera.

En el 2018 ha alcanzado su máximo histórico de 407.8 partes por millón, según los últimos informes científicos. En el 2019, aunque no se tienen datos definitivos, todo indica que las emisiones no dejaron de aumentar, no sólo las de CO2, sino también las de metano y óxido nitroso.

“Si no adoptamos medidas urgentes para combatir el cambio climático ahora, todo apunta a un aumento de la temperatura de más de 3°C de aquí a finales de siglo, y sus consecuencias para el bienestar de la humanidad serán todavía más perjudiciales”, declaró Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, durante la presentación del informe provisional sobre el estado del clima.

COP25: Madrid-Chile. Lo destacable

• El objetivo es que sus emisiones disminuyan en coherencia con lo que dice la ciencia para que, a finales de siglo, la temperatura global no aumente en 2 ºC, y en el mejor de los casos en 1.5ºC.

• Se espera la llegada en los próximos días de la joven activista sueca Greta Thunberg, a la cabeza de las protestas juveniles de los últimos meses con el Fridays For Future.

• A la par de las negociaciones se llevan a cabo 450 actividades que tienen lugar en siete espacios diferenciados entre el que se encuentra el de los jóvenes.

Acuerdo de la industria para reciclar el plástico

Empresas de la industria productora de plástico en México firmaron el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico, pacto por el que se comprometen, junto con el gobierno federal, el Poder Legislativo y la sociedad civil a reducir la producción de un solo uso y dar mayor impulso al reciclaje.

Durante la firma, en el Senado de la República, el presidente de la Junta de Coordinación Política , Ricardo Monreal Ávila, señaló que México debe pasar de una economía lineal, a una economía circular, a partir de la cual se preserven, economicen, reciclen, reparen y reutilicen los recursos para producir otros

Sin embargo, con pancartas, activistas sostuvieron que “Este es un acuerdo para seguir contaminando”, y que está hecho a modo para beneficiar a la industria. En representación de Greenpeace México, Miguel Rivas declaró que distintas organizaciones no reconocen este acuerdo, pues no fueron consultados previamente.

“Este acuerdo no sólo favorece a la industria, sino que además, no son las formas democráticas de hacer las cosas en un espacio que se nos ha abierto, desde principio de año, para discutir. El acuerdo nos fue entregado a mediodía para ser analizado y para ser firmado hoy”, denunció Miguel Rivas.

Expresó que, si realmente se tuviera un compromiso con el medio ambiente y el cambio climático, senadoras y senadores estarían dispuestos a que la legislación tenga la responsabilidad extendida al productor, y agregó que el acuerdo evita que los productores se responsabilicen de los productos que ponen en el mercado y se comprometen únicamente a reciclar 20% más de PET en los próximos 10 años. (Con información de Marisol Velázquez)

[email protected]