Estados Unidos lanzo un ataque aéreo de 59 misiles contra Siria, ordenado por el presidente Donald Trump en represalia al ataque químico en la región siria de Idlib, que causó la muerte de 86 personas.