El turismo nace como producto cultural (...) y, en nuestro tiempo, la relación entre cultura y turismo se ha vuelto notable e importante , expresó Eduardo Nivón dentro de su participación en el Seminario Políticas Públicas y Turismo Cultural en América Latina Siglo XXI.

En la primera mesa, titulada Vinculación entre la cultura y el Turismo: albores del siglo XXI que se llevó a cabo en el Museo Nacional de Antropología, Francisco Madrid Flores, director de la Escuela de Turismo de la Universidad Anáhuac, se refirió a la necesidad de construir un cambio en la visión del turismo cultural y comentó que ésta no es una industria menor, al contribuir con cerca de 9% del Producto Interno Bruto (PIB) en el mundo, generar 260 millones de empleos y 5.7% de la formación bruta del capital, por lo cual, consideró que no puede ser vista como una actividad superflua y dejada a la mano del mercado.

Madrid Flores añadió que existe una configuración del turista, quien ahora es más educado, experimentado, exigente, informado, que busca experiencias únicas y auténticas. El turismo cultural es un fenómeno que tiene que ver con la alteridad y el conocimiento del otro.

En México, pareciera ser que tenemos todo para ser un gran destino turístico; sin embargo, hay una brecha porque, teniendo extraordinaria materia prima, nos hace falta una construcción del producto turístico acabado y la combinación del producto como experiencia que conecta con el nuevo perfil del turista .

El especialista propuso: Deberíamos pensar que la gran oferta del producto turístico hacia el futuro debería ser la cultura (...) que involucre a la comunidad y pensar en un nuevo modelo de gestión de turismo cultural. No podemos hacer el turismo cultural como turismo de eruditos, debemos entender cómo hacer accesible nuestra riqueza cultural explicada fácilmente, que sea disfrutable por todos .