Desde su adolescencia conoció que su vida estaría al lado de las rimas y los beats. Un micrófono y las bases de un Disk Jockey (DJ) son suficientes para Ximbo cuando sube al escenario y fluye con su música, mientras abajo de la tarima las manos de hombres y mujeres siguen el ritmo de su rap.

Considerada una de las raperas más consolidadas en la escena underground, la ex integrante de Magisterio y fundadora del colectivo Mujeres Trabajando, encontró en el hip hop una forma de vida desde hace 16 años.

En charla con El Economista, Ximbo confiesa que el hip hop y el rap la influenciaron para terminar la Carrera de Letras en Ciudad Universitaria y los obstáculos que tuvo para sobresalir en una escena musical plagada de hombres.

A base de esfuerzo y constancia ha ganado el lugar que hoy ocupa: ser una de las raperas más conocidas en México que ha dado a conocer su propuesta musical en otros países con éxito.

¿Cómo ha evolucionado la participación de las mujeres en el hip hop?

Yo creo que hay mucha participación. Siempre en proporción a la cantidad de hombres hemos sido menos, pero siempre hemos tenido un lugar importante en la cultura desde los inicios, te hablo desde los 80´s en los inicios en Estados Unidos. Yo creo que en México ha aumentado, cuando empecé éramos 5 mujeres, ahora somos muchísimas, yo estoy en un colectivo que es Mujeres Trabajando, donde hay una muestra importante, donde las mujeres le damos y le damos duro. Creo que es un buen momento para las mujeres.

Respecto a las mujeres que van a los conciertos, ¿ha aumentado la respuesta?

Siguen siendo menos, pero en mi experiencia me ha tocado ver en taquines, por lo menos míos, donde van más morras, incluso me han tocado ver 50-50.

¿A que crees que se deba este fenómeno?

Ahí menos mujeres que vienen a ver hip hop, quizá porque somos menos cliché, quizá la mujer sea un target mucho más perseguido por la música general y por todo lo vendible que siempre que lo que se representa en el hip hop. Porque el hip hop no busca vender y no llegan las compradoras.

Tienes más de 16 años en tu carrera en el rap, ¿en algún momento tuviste momentos complicados?

Si muchos, sobretodo al principio. Me tocó que en las conferencias de prensa no nos dejaban estar a nosotras, nos daban menos espacios y era claramente muy machista, ahora creo que ya no sucede. Desde unos cinco años para acá ya no pasa.

¿En qué momento de tu vida pensaste yo me quiero dedicar al rap ?

Desde la preparatoria yo sabía que quería estar en el movimiento, después estudié Letras en la UNAM y me interesé en la Carrera porque sentía que era lo más cercano al rap. Me gustó siempre leer y escribir y por eso caí en el rap. Aún no vivo de esto pero si es posible, no vivo de esto porque me gusta vivir bien y tengo una hija, pero podría y desde el principio lo supe

¿Ha habido iniciativas por parte de algunos medios para que dejes la escena underground?

Varias veces, sobretodo de más chava, pero me pedían que hiciera muchas cosas que no quería hacer en ese momento. Quizá ahora cedería algunas, por supuesto nunca pasando por encima de mis principios, pero si cedería a muchas que en ese momento no. Además me decían tu eres morra pero jalas tu sola sin tu crew. Quizá ahora me arrepiento un poco porque te das cuenta que cuando alcanzas cierta madurez puedes cambiar un poco y cambiar las realidades.

¿Qué viene para Ximbo?

Hemos tenido experiencias buenas, salimos de México dos veces por año a tocar a otros lugares y nos ha ido muy bien. Los shows son cada vez más sólidos y el manejo de voz también, ese tipo de cosas se están mejorando y esperemos continuar por ese camino.