La avestruz de Saúl Campos es un espectáculo unipersonal de la actriz Crisanta Gómez, bajo la dirección de César Enríquez, que gira en torno a Regina, una mujer con una profunda aversión al amor y odio por las bodas, a quien su mejor amiga le ha pedido ser dama de honor.

Cuando Regina se atora en el vestido el día de la prueba, comenzará una serie de disertaciones entre los motivos por los cuales está ahí, pero sobre todo “se cuestiona cómo saldrá de ese probador victoriosa y sin romper el vestido”.

“Detrás de todo esto del vestido, en el fondo, de lo que habla es que a veces nos ponemos cosas de la sociedad que no nos gustan, no nos cuadran porque no somos nosotros mismos y que estamos respondiendo a las necesidades sociales. Y poco a poco, Regina se empodera y se da cuenta de que sí quiere el amor pero que además está bien si está sola o si está con alguien. Y va a ser lo feliz que pueda”, nos dice Crisanta quien participa en su primer unipersonal.

“Cuando me hablaron para ver si quería participar en la lectura de la obra, dije que sí pero pensaba que luego le hablarían a otra actriz. Y cuando me dijeron Saúl y César, que querían que lo hiciera yo, fueron tres segundos de trauma (...) ¡Qué miedo!”, agregó la actriz quien principalmente se dedica al teatro musical.

Finalmente, el proceso fue liberador para Crisanta porque generó una interesante mancuerna creativa con César —creador del show de cabaret La prietty guoman— en la cuál el director realizaba diversas propuestas que serían complementadas con la creatividad de la actriz.

“Tuve la fortuna de tener a César como director, con gran experiencia en la comedia y en el teatro de cabaret, y confié en su dirección y experiencia (...) y es lo que está en escena, es un producto interesante. La gente no sólo va a reír sino que se va a casa con algo en su corazón. A pesar de que hay mucha risa tiene momentos de reflexión, la gente se va a ir a casa con una reflexión que le va a ayudar en algo algún día”, concluyó la actriz.

La producción corre a cargo del mismo,Saúl Campos, en compañía de Maripaz Sandoval, quienes en conjunto forman la compañía Locas. El trabajo creativo se completa con la iluminación y escenografía de Isaías Martínez, la música original y en vivo de Álvaro Herrera, el diseño de maquillaje de Maripaz Sandoval y el vestuario cortesía de The Thunder Shop by Daniel Navarro.

La avestruz se presenta todos los viernes en la Sala B de La Teatrería.

@faustoponce