Las decisiones del actual gobierno en materia cultural y las burlas de funcionarios despertaron la furia del sector cultural que, gracias a las redes sociales, amplificó el rechazo ante la decisión de desaparecer el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) para incorporarlo a la estructura y presupuesto de la Secretaría de Cultura, algo que durante meses negó el gobierno.

“La cancelación del Fonca es un acto de barbarie. Uno más”, señaló el historiador Enrique Krauze, una de las múltiples voces que se manifestaron contra la decisión.

“El Fonca siempre fue una manera de generar cohesión entre la comunidad artística, no sólo se trata de dinero; en gran medida ha sido parte de que el día de hoy se reconozca a México como una potencia cultural en las artes, en gran medida con artistas vivos”, dijo Héctor Falcón, artista plástico.

“La absorción de las funciones del Fonca por la Secretaría de Cultura no es un mero cambio administrativo. Con él desaparece la autonomía de los creadores para determinar el rumbo de la alta cultura”, escribió Christopher Domínguez Michael para la revista Letras Libres.

María Rivera, poeta, explicó: “Hoy desapareció el Fonca, que no era una dirección general: tenía recursos propios, autonomía, y un objeto muy claro, no era discrecional ni corrupto. Esto significa que los recursos, como hace 30 años, estarán sujetos al capricho de funcionarios y a la corrupción de la Secretaría de Cultura”.

Para el escritor Antonio Ortuño “los artistas están serenísimos. Los que andan muy fuera de sus cabales son los funcionarios-porristas”.

Sobre el “serénense, artistas”, de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, el productor de teatro Tito Vasconcelos, respondió: “La secretaria de la Función Pública no tiene la menor idea de lo que ha sido el Fonca y lo que ha significado para la cultura y el arte nacional”.

La escritora Mónica Lavín señaló: “Pequeño recordatorio serenísima @Irma_Sandoval, las obras de los artistas del Fonca permanecen, los funcionarios públicos son pasajeros”.

El curador y crítico de arte Cuauhtémoc Medina afirmó sobre el desafortunado tuit de la secretaria de la Función Pública: “Usted señora miente: han quitado autonomía y los fondos de una institución que era funcional, y para hacerlo criminalizan al sector cultural”.

Jugarreta política: pocas ideas y mucho rencor

Para Martín Solares, narrador y ensayista, autor de No manden flores y Premio Nacional de Literatura Efraín Huerta, detrás de la decisión de extinguir el Fonca “hay pocas ideas y mucho rencor”. “¿Quién diseña los prejuicios baratos y absurdos en los que se basa la política gubernamental contra las artes?”, se pregunta Solares.

“Diría que detrás de todo esto hay pocas ideas y mucho rencor, una pobre idea del rumbo que se le puede dar al Fonca y una prisa por desaparecerlo. Lo mismo para Foprocine y Fidecine”.

Martín Solares advierte que se corre el riesgo de “que el nuevo sistema de apoyo a las artes esté al servicio de los prejuicios en contra de los artistas que circulan ampliamente entre los políticos de la 4T”, señala.

Por su parte, el dramaturgo Juan Carlos Franco, integrante del Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte en México (Moccam), dice que la decisión de integrar el Fonca a la Secretaría de Cultura es “una jugarreta política” para quitarle recursos a la creación artística, y advierte “un panorama muy oscuro porque lo que se está planteando es que el dinero llegue a las arcas de Hacienda y luego regrese a la Secretaría de Cultura.

Pero Franco advierte: “Hay dos problemas en esto: el primero es que se cumpla la palabra, porque la palabra del presidente no vale mucho, y tampoco la de la secretaria de Cultura. Y si ahora tenemos una crisis de salud, pero además una crisis económica, en cualquier momento ese argumento puede usarse para recortar”.

“Lo que puede pasar es que se reduzca de facto el presupuesto para la creación artística para el año que entra.

“Al asignarle recursos que no le pertenecían a la secretaría, como pasó en el  2019 con la bolsa de 500 millones que estaba destinada a festivales y que finalmente la secretaría redistribuyó, y lo mismo pasará con el dinero del Fonca, aunque parezca que el presupuesto aumenta, la verdad es que será mucho menor en términos reales. Eso sucedió el año pasado.

“Y el año próximo le van a sumar al presupuesto de Cultura los millones destinados a la creación del Centro Cultural Chapultepec, y entonces pareciera que el presupuesto crece, pero el dinero que está destinado a los artistas y a la creación de obra quedará mucho más abajo.

“Si se le suman a Cultura los presupuestos de los fideicomisos, el presupuesto para la creación artística en términos reales se puede reducir a la mitad. Me parece una jugarreta política. Y no es que nos estemos anticipando, es que ya sucedió el año pasado”, vaticina.

La suerte de Foprocine

La desaparición del Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine) que ahora se fusionará con el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), también despertó opiniones, puesto que se trata de dos fondos totalmente diferentes.

“Foprocine era el único fondo donde realmente los cineastas decidían qué proyectos se apoyaban. No había cuotas ni diferentes poderes ocupando sillas de decisión. Se perdió. Es una pena”, opinó el director Alejandro Springall.

Roberto Hernández, director documentalista, explicó: “Con el apoyo de Cinépolis difundimos Presunto Culpable hace 10 años. Hecha con fondos de Foprocine y Eficine, esa película ayudó a mejorar la justicia penal en México. ¿Por qué demoler instituciones que funcionan?”.

Amir Galván, director de La 4ª compañía respondió: “La medida tomada es de una visión superpobre, con criterios de ‘administrador’ de la Secretaría de Hacienda; qué mal que los funcionarios de Cultura no pudieron convencer del espíritu y diferenciación de cada uno de los fideicomisos”.

Victor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E. Portas, puntualizó: “Desde 1997 querían desaparecer al Foprocine; no lo logró Hacienda del PRI en 1999, ni la del PAN del 2000 y del 2006. Tampoco el PRI del 2012. Desgraciadamente, lo hace un gobierno de ‘izquierda’ en el 2020. El 17 de abril se recordará como un día de luto para nuestro cine”.

Eduardo Cruz Vázquez, coordinador del Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura, dijo: “Los interesados en un nuevo ‘Sistema Nacional de Creadores’ tendrán que probar que son capaces de ir más allá del griterío. Como ya les dijeron que eso no es suficiente para hacer tambalear a las autoridades, para modificar su proceder, les corresponde trazar una estrategia de vigilancia sobre los distintos procesos que se avecinan para ‘parir’ la dependencia que sustituirá al Fonca. Al menos para darse por enterados, ya que no podrán ejercer influencia alguna. Frausto y sus operadores, seguirán saliéndose con la suya”.

“Los que seguimos empecinados en encontrar reformas estructurales, debemos señalar lo perdido en este mandato: el brazo fiscal, que era la capacidad del fondo para estimular el mecenazgo, y la necesidad de crear condiciones de inversión privada en el desarrollo del sector”, señaló.

arteideasygente@gmail.com