Lindau, Ale. Aún no están seguros de que se haya descubierto en realidad el bosón de Higgs, la partícula subatómica que confiere masa a otras partículas y que ha sido llamado la partícula de Dios (aunque los físicos odian la expresión).

Lo que sí se sabe -y que el CERN (la Organización Europea de Investigación Nuclear) anunció ayer en la mañana desde su cede en Ginebra y en Melbourne, Australia, en la inauguración Congreso Internacional de Física de Altas Energías- es que los experimentos ATLAS y CMS del Gran Acelerador de Hadrones (LHC) encontraron algo en la región de energía en la que buscaba al Higgs (125-126 GeV) con una certeza de 5 sigma, lo que casi no deja lugar a que no sea cierto.

En Lindau, Alemania, donde se lleva a cabo la 62 Reunión de Laureados con el Nobel, tres de los premiados se reunieron con la prensa internacional para comentar el hallazgo con la prensa: David J. Gross, premiado en el 2003 por el descubrimiento teórico de la fuerza nuclear fuerte; Carlo Rubbia, que fue quien encontró en el propio CERN las partículas W y Z, y Martinus J. G. Veltman, quien desarrolló el sistema matemático que permitió la predicción de partículas subatómicas.

Rubbia, quien participa en la búsqueda del Higgs en el CERN, pidió, de entrada: No se olviden que se trata de resultados preliminares , y recordó que aún hacían falta unos tres meses para completar las medidas.

Si son resultados preliminares, ¿no es muy pronto para anunciarlo en conferencia de prensa?

No -dijo Gross- creo que la conferencia en Melbourne mostró la cantidad exacta de la inmensa emoción que nos da haber encontrado una señal clara donde estábamos buscando al Higgs.

Si realmente encontraron al Higgs, completa el modelo estándar de la física de partículas, ¿es esto el fin de una era o el principio de otra? Es los dos: principio y final -dijo Gross-, como es usual en física. Pero es un final que estábamos esperando desde hace 30 años. Es una de las principales razones para haber construido el LHC después de que el Tevatrón no pudiera encontrarlo. Es el inicio de la exploración de la Física más allá del modelo estándar.

Y hay más cosas que ver además de la masa del objeto. Nos falta todavía mucho trabajo.

Hay que mencionar -dijo Rubbia- que dos experimentos diferentes e independientes llegaron al mismo resultado. Estamos de verdad frente a un hito en la Física. Ya la naturaleza decidirá por dónde hay seguir y qué experimentos hacer.

Doctor Veltman, usted no parece tan emocionado como sus colegas.

V. Para mí es un momento anticlimático, como tardaban tanto en encontrar el Higgs, decidí seguir adelante sin él.

Y podía hacerse. La matemática puede funcionar sin el Higgs.

Ya que el LHC tuvo tanto éxito, ¿qué sigue en materia de este tipo de aparatos?

G. Sería buenísimo tener un colisionador lineal de electrones y positrones, pero no habrá uno hasta dentro de 10 o 20 años. Como ya dijimos, falta mucho por hacer en el LHC, es un programa a 20 años.

¿Para cuándo esperan el Nobel?

G. Ya lo tenemos.

R. En ciertas ocasiones se da al año siguiente del descubrimiento, pero a veces tarda mucho más, como en caso del decaimiento del Neutrino, que se dio 40 años después del descubrimiento. La pregunta no es cuándo. Tenemos 400 personas trabajando en cada uno de los dos experimentos que llegaron al resultado, de acuerdo con las reglas del Nobel va a ser muy complicado ver a quién se lo dan.

Pero, si hubiera que dárselo a una o dos personas...

G. Olvídense del Nobel. No se trata de premios, sino de lo que se descubrió y lo que falta. A esta partícula todavía hay que medirle el spin, verificar su tiempo de decaimiento y otras cosas. Hasta ahora, lo único que sabemos es la masa.

¿Podrían explicar en qué consiste que se trate de una partícula elemental fundamental ?

G. De las partículas elementales sólo algunas son fundamentales, los fermiones, quarks, leptones, fotones, los gravitones, que no se han encontrado. Por cierto, éste sería el primer bosón escalar y no vectorial (es decir, sin movimiento).

R. La elementaridad hay que verificarla experimentalmente, y no hay que olvidar que con la superconductividad se encontró una particular escalar y luego se vio que en realidad eran dos protones. No sabemos si éste es el caso del Higgs.

Ya lo llamó Higgs.

R. Bueno, (risas) supongo que no puedes culparme por ello.

G. Sobre lo mucho que falta, hay que decir que el Higgs le da masa a los leptones pero no al protón, es decir que la dificultad que puedan experimentar en la mañana al levantarse no se le puede achacar.

V. Sí, la gravitación sigue siendo un misterio.

Parece que sólo faltan detalles ?y no grandes preguntas, ¿necesitan ?encontrar algo más interesante?

G. Quedan muchas preguntas muy interesantes en éste y en otros campos, la materia oscura, los neutrinos... Hay mucho que los jóvenes físicos pueden descubrir y de la mayor parte no tenemos idea. Creo que de este resultado hay que destacar que es la primera manifestación, y en la forma de enorme éxito, de algo en lo que la comunidad puso tanto dinero y sangre... Bueno, tal vez sangre no, pero sin duda, sudor.

R. Es muy importante: en estos proyectos trabajan cientos de personas de todo el mundo, creo que es un magnífica prueba de que podemos trabajar juntos y llegar a grandes éxitos.

El LHC

Tras el refinamiento y procesamiento de los datos de esta nueva partícula, que aún no se sabe si es el bosón de Higgs pero se le parece mucho, el LHC se apagará por dos años para darle mantenimiento, tras lo cual seguirá funcionando otros dos o tres años, antes de apagarse otra vez. Apenas lleva tres años de su programa de 20.