Generalmente hablamos del mercado del arte como si fuera uno solo, sin embargo, son dos, con reglas, dinámicas y jugadores diferentes, pero que están íntimamente conectados.

Cuando un artista termina una pieza, ésta se dirige al mercado primario, en el que dominan las galerías y los corredores, y el precio de venta lo determina el artista.

Posteriormente, cuando se desea que la obra sea vendida nuevamente, ésta pasa al mercado secundario, el de las casas de subasta, pero ahora el precio es determinado en primera instancia por los valuadores y después por los compradores en el piso de subastas.

Leer más: El inestable camino del negocio del arte

Leer más: Todos coinciden: invertir en arte es buena opción

EN LAS GALERÍAS, VENTA E IMPULSE

Es preferible comprar a través de las galerías e invariablemente hay que desconfiar de dos tipos de artistas: los que hacen venta directa o los que tienen más de un ayudante , afirma César Cervantes, uno de los coleccionistas más activos de México. El también Director de la cadena Taco Inn, ve en las galerías un primer filtro que otorga mayor certeza a la adquisición de piezas de arte.

Rafael Matos, director de la casa de subastas que lleva su nombre, agrega a las galerías otra función esencial: son garantes de la legitimidad de la obra, pues de acuerdo con las leyes mexicanas, únicamente el autor puede certificar la autenticidad de una pieza, por lo cual las galerías deben acompañar cada venta con un certificado que la avale.

Sin embargo, a pesar de las ventajas que ofrece el mercado primario, éste resultó afectado por la crisis financiera de 2008. Patricia Ortiz Monasterio, que dirige la Galería OMR, informó a El Economista que 2008 y 2009 fueron años negativos en las finanzas de la galería, en 2010 experimentaron una recuperación y 2011 fue un periodo con buenos resultados. No obstante, la función de la galería no es únicamente vender, también posicionar a los artistas en las bienales y así impulsar su carrera, pues un artista con proyección internacional se vende mucho mejor , aclara Ortiz Monasterio.

De igual manera, Mónica Manzutto, de la Galería Kurimanzutto, ve a las galerías como uno de los actores más importantes para la maduración del mercado del arte, pues son quienes apoyan la carrera de los artistas y también desarrollan el coleccionismo al brindar información y enfoque a los compradores.

En México tradicionalmente se ha menospreciado el papel de la galería, pero está más que probado que no se puede tener un sistema del arte robusto, con artistas consolidados, y un mercado del arte sólido sin galerías fuertes. Una ecuación necesita de todos los factores para funcionar , concluye Manzutto.

Zélika García, fundadora y directora de Zona Maco, es contundente al ver en la galería un factor que impulsa tanto al artista, como al mercado hacia su madurez. La galería representa al artista, le hace exposiciones, lo lleva al extranjero, lo coloca en colecciones internacionales, imprime sus catálogos, le consigue becas, lo apoya en proyectos. Por eso, la galería tiene un papel clave para el desarrollo de sus artistas .

FERIAS, LA FUERZA DEL CONJUNTO

Y así como la galería funge como una especie de incubadora para artistas, Zona Maco se ha transformado en una suerte de incubadora para el mercado del arte.

Durante la primera edición, en 2004, recibimos 3,000 visitantes y actualmente contamos con la presencia de alrededor de 35,000. La feria comenzó con 22 galerías y cada edición creció poco a poco. En 2012 se presentarán alrededor de 105 galerías internacionales. Recibimos más de 200 solicitudes, pero no queremos por el momento hacer la feria más grande, queremos crecer de acuerdo al mercado local , explica Zélika García.

Las ferias de arte se han convertido en un fenómeno global. El reporte Art and Finance de Deloitte detalla que Art Basel, en Miami; TEFAF, en Maastricht; la Frieze Art Fair, en Londres, y Zona Maco, en la ciudad de México, exhibieron en 2011 obras de arte que suman un valor de más de 5,300 millones de dólares y atrajeron más de 200,000 visitantes.

Patricia Sloane, curadora de arte y visitante asidua a estas ferias, considera que el factor que detonó el arte Latinoamericano fue Art Bassel. La feria creó un punto de encuentro en el cual se gestó el Arte Latinoamericano, logró reunir a artistas de diferentes países de la región y así el arte del subcontinente dejó de ser una categoría exclusiva de las subastas de Nueva York .

Los bancos privados son cada vez más conscientes del potencial del mercado de ferias de arte como una forma de involucrar a sus clientes. Deutsche Bank y UBS se han convertido en los mayores patrocinadores de ferias de arte como Art Basel, Frieze Art Fair y Art HK (Hong Kong).

Las instituciones financieras en México aún no han volteado a ver este nicho. Los principales patrocinadores de Zona MACO son Tequila Centenario y Perrier, que han ido más allá al generar iniciativas dentro de la feria de arte para apoyar artistas emergentes.

LAS SUBASTAS... Y LAS SORPRESAS

La mujer no sabía que entre las manos llevaba un tesoro. Su esposo era bolero y aquél mes no había reunido el dinero suficiente para pagar la renta, así que alguien le sugirió que vendiera un pequeño cuadro que le habían obsequiado a su marido.

En la casa de subastas Morton recibió buenas noticias: el cuadro había sido pintado por Antonio Ruiz, El Corsito quien fue director de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda del INBA durante 16 años.

El día de la subasta llegó y la mujer decidió estar presente. Ante sus ojos incrédulos, la obra se vendió en más de un millón de pesos. Aquél día su esposo descubrió que ese señor que se parecía al torero español Zuloaga, El Corzo (de ahí el mote del pintor) y que le había regalado una pequeña pintura, era un artista famoso que gustaba llevar los zapatos bien boleados.

Detrás de cada obra que se subasta hay una historia, y, aunque la necesidad de liquidez es uno de los motivos que llevan a la venta de obras de arte a través del mercado secundario, Vivian Gorinstein Kushner, gerente del departamento de Arte Moderno y Contemporáneo de la casa de subastas Morton considera que, en realidad, el suyo es el negocio de las tres D: division, death, divorce (división, muerte y divorcio).

La casa de subasta sirve para deshacerse de piezas de arte, vivimos de lo que la gente viene y consigna, por lo cual solo somos custodios y nuestra responsabilidad es encontrarle un nuevo dueño a la obra , explica Gorinstein.

La gerente del departamento de Arte Moderno y Contemporáneo de la casa de subastas Morton pronostica un 2012 con resultados positivos, lo que dará continuidad a la tendencia que se ha presentado en los últimos años.

La crisis económica de 2008 impactó de manera muy diferente a los mercados de arte primario y secundario. Mientras que las galerías y corredores observaron una clara disminución en sus ventas, las casas de subastas se vieron beneficiadas. En tiempos difíciles las casas de subastas reciben más obras y cuando hay una buena pieza, siempre habrá un comprador interesado.

Las casas de subasta rivalizan con las galerías no sólo en clientes, también en piezas. Se distinguen de otros actores de la industria por su transparencia y tienen el potencial de proporcionarnos una fotografía más nítida del mercado del arte: después de cada subasta reportan el listado de adjudicaciones donde se indica el precio en el cual cada obra fue vendida; además, el acceso a las subastas es libre y las ventas se realizan de forma visible para todos los asistentes a la sala. No asumen garantías de autenticidad de la obra, pero ofrecen su opinión relativa a la misma.

Las subastas son un negocio que se desarrolló gracias a 2,000 años de prueba y error. Rafael Matos Moctezuma, director de la casa de subastas que lleva su nombre, explicó a El Economista el origen de este millonario negocio que se remite a la Roma Imperial.

Los legionarios, que eran los profesionales de la milicia, recibían parte de su salario con sal, otra parte con dinero y el resto era el botín de guerra, el cual vendían en la plaza de la ciudad. Para diferenciarse de los comerciantes clavaban su lanza o asta en la plaza y debajo colocaban sus productos. Así surge la venta de lo que está debajo del asta, la subasta , narra Matos.

Al poco tiempo surgieron personajes clave que continúan presentes en las subastas actuales: los especialistas que valuaban el precio y la autenticidad de los productos, así como los coleccionistas, que solían ser patricios que adquirían artículos exóticos traídos de tierras lejanas.

Rafael Matos continúa: En el año1500 los principales compradores de arte eran la nobleza y el clero y lo que más se vendía era la pintura religiosa y algo de retratística. En 1600 surge la burguesía que pedía a los artistas obras por encargo, generalmente pinturas de miembros de su familia o del santo patrono de su cofradía. Cuando la creciente burguesía empezó a tener problemas económicos, surgió el mercado secundario del arte, pues ante las dificultades vendían sus obras .

Las dos casas de subasta más famosas, Sotheby's y Chriestie's, llevaron a cabo su primera subasta oficial en 1744 y 1766 respectivamente. Hoy, ambas acumulan tres cuartas partes del mercado secundario de arte y se alternan casi anualmente el liderazgo.

Ese es el resultado de 2,000 años de experimentos en la reventa de arte, ¿qué podemos esperar para los próximos años? El futuro está en línea y, de acuerdo con el reporte Art & Finance publicado por Deloitte, un claro indicador es la evolución de este negocio durante la última década.

Los pioneros son la canadiense Heffel que realizó su primera subasta a través de Internet en 1999 y la india Saffronart un año después. A la par, Christie’s y Sotheby’s han incrementado sustancialmente su actividad en línea en los últimos dos años y 28% de las ofertas de Christie’s se colocan a través de su plataforma electrónica de licitación.

Incluso el mercado primario del arte tiene ahora su propia plataforma electrónica con el lanzamiento de la VIP Art Fair en el año 2011. Una serie de iniciativas similares han surgido como Art.sy, Artbinder, Collectrium e India Art Collective.