Yo estudio el amor romántico , dice Helen Fisher, y este estudio, con un grupo de colegas, lo lleva a cabo desde diversos puntos de vista: sobre todo el antropológico y el neurocientífico.

En 86% de las culturas, el hombre puede tener varias esposas, pero sólo 5 o 10% de ellos alcanzan a tener suficientes recursos para tener varias esposas. Así que si vas por el mundo y haces la cuenta en cada casa, departamento, finca o terreno, vas a encontrar parejas de un hombre y una mujer en casi todas, parejas que se embarcan en lo que llamo la estrategia reproductiva dual, el tremendo viaje de enamorarse, juntarse y formar un equipo. Pero también vas a encontrar una tendencia al adulterio y probablemente por millones años ambas estrategias se hayan seguido , comenta la antropóloga.

Helen explica que tanto el adulterio como la formación de parejas tienen ventajas competitivas, por ello han permanecido en la evolución de la humanidad. De visita en México, en noviembre pasado (en la Ciudad de las Ideas), la experta en amor romántico comentó sobre sus estudios en torno del amor y el adulterio.

Hay muchas razones para el adulterio, si le preguntas a la gente, tal vez te diga cosas como ‘quería que me cachara y arreglar mi matrimonio’, o ‘quería que me atrapara y acabar mi matrimonio’, o ‘quería complementar mi matrimonio’, o ‘quería arreglar un problema sexual’, o ‘me sentí sola cuando mi pareja estaba de viaje’, o ‘quería sentirme más joven’, o ‘quería experimentar el mi lado salvaje’. Hay cientos de razones para cometer adulterio y son psicológicas y son lógicas, pero desde una perspectiva darwinista, evolutiva, el adulterio tiene sus dividendos genéticos , detalló.

¿Y enamorarse y quedarse con ?una persona no tiene dividendos?

Yo estudio el amor romántico, con mis colegas hemos puesto a unas 100 personas bajo el escáner de cerebros y hemos buscados qué patrones se generan cuando caen perdidamente enamorados. Estudiamos a personas que cayeron perdida y felizmente enamorados; otros 17 que se enamoraron y fueron rechazados y personas en sus 50 y 60 años, todos casados por un promedio de 21 años. Y hemos encontrado que la circuitería cerebral es uno de los sistemas más poderosos del cerebro, es más poderoso que el adulterio.

¿Qué significa poderoso en ?este caso?

Las regiones del cerebro que se activan cuando te enamoras locamente están en la profundidad del cerebro, son muy primitivas y tienen que ver con querer, desear, con obsesionarse, con enfocarse y generar energía.

Cuando te enamoras, las partes del cerebro que toman decisiones se apagan y en su lugar esas regiones profundas se activan.

La gente alrededor el mundo se enamora, se obsesiona con el amor, vive por amor, mata por amor y se muere por amor.

Es un sistema cerebral muy poderoso y hay artefactos suyos por todos lados. Las canciones de amor, cada cultura en cualquier parte del mundo tiene canciones e historias de amor, obras de teatro, poemas, templos, días dedicados al amor. El mundo está lleno con remanentes de esta emoción tan poderosa…

Es más poderosa que el sexo. Si quiero tener sexo con alguien y me dice No, gracias , no me suicido. Pero cuando la gente es rechazada en el amor, sí puede pasar, o entran en una depresión clínica.

Tenemos tres impulsos básicos para emparejarnos y reproducirnos: uno es el deseo sexual, el segundo es el amor romántico y el tercero son los profundos sentimientos de cercanía que da la convivencia.

Y creo que los tres evolucionaron por diferentes razones. Creo que el deseo sexual evolucionó para que salgas y encuentres a alguien con quien tener sexo; el amor romántico evolucionó para comprometerte con una persona, y el sentimiento de profunda cercanía evolucionó para mantenerte con esa persona al menos lo suficiente para criar a los hijos como un equipo.

¿Quiénes se enganchan más en el amor romántico, las mujeres o los hombres?

Bajo el escáner de cerebros no encontramos diferencia, el sentimiento de amor romántico es exactamente el mismo entre hombres y mujeres; tampoco importa sin son gays o heterosexuales o la edad lo hace diferente. El amor romántico es como un gato dormido que puede ser despertado por cualquiera.

Pero sí hay diferencias...

La razón por la que creo que los hombres son o parecen un poco menos románticos es que van más rápido. Caen enamorados más rápido, dado que son muy visuales; también quieren que sus amigos y su familia conozcan a sus parejas antes; quieren mudarse antes; tienen más conversaciones íntimas con sus mujeres antes que ellas con ellos; ellas lo hacen con sus amigas y los hombres no.

Y los hombres son dos veces y media más propensos a suicidarse cuando se termina la relación que las mujeres. Ellas pueden decirlo o hasta intentarlo, pero ellos lo hacen.

¿Cómo se distingue la parte biológica de la cultural en este tema? ¿Hay genes de adulterio?

Primero, si hay algo que aparece en todas las culturas del mundo debes pensar que es biológico. Los chinos son muy distintos de los americanos, y los mexicanos de los ugandeses, pero si todos cometen adulterio debes pensar que hay algo biológico.

Hay tres cosas biológicas que ya sabemos. La primera es la arquitectura del cerebro: hemos encontrado los tres niveles de amor ahí, esos tres sistemas no están muy unidos, puedes sentirte muy cercano a alguien y sentir enloquecido amor por alguien distinto, por ejemplo.

Dos, hay un gen particular que se ha ligado con la habilidad para el adulterio. De este gen puedes no tener ninguna copia, una o dos copias. En Suecia lo estudiaron en 5,052 hombres y encontraron que los que tenían dos copias del gen eran más propensos a tener matrimonios disfuncionales y eran menos propensos a casarse con la persona con la que viven. Con una sola copia, los matrimonios eran más estables, pero los más estables eran los de los hombres sin copia alguna del gen.

También están los genes MHC, que (están relacionados con el sistema inmune) revelan compatibilidad entre parejas. Se hizo un experimento con camisetas sudadas. Cuando las mujeres las olían, se sentían más atraídas a las camisetas de quienes tenían genes MHC diferentes a los suyos e incluso se encontró que las mujeres que están casadas con alguien con genes similares es más propensa a ser adúltera, en especial cuando está ovulando y puede embarazarse.

Twitter: @manuelino_