El Papa Francisco fue recibido ante una multitud de 50,000 feligreses en la Basílica de Guadalupe, donde pronunció una sentida homilía de homenaje a la Virgen y hacia los más olvidados. El sumo pontífice cumplió su "deseo más íntimo" de rezar solo y en silencio frente a la imagen de "La Morenita".