La exposición Cabezas olmecas. Caricia y materia de Gilberto Aceves Navarro se inaugurará el próximo 21 de abril en la Galería 526 del Seminario de Cultura Mexicana (av. Masaryk 526, Polanco). La muestra es una serie de más de 50 piezas que incluyen sus trabajos más recientes, una reinterpretación muy personal de las cabezas olmecas, mismas que dan nombre a la exposición.

La muestra se exhibirá como un homenaje al talentoso maestro Gilberto Aceves Navarro, quien estudió en La Esmeralda en 1950. Aceves Navarro trabajó con David Alfaro Siqueiros en los murales de la Rectoría, en la UNAM.

Gilberto Aceves comentó en entrevista con El Economista, que está emocionado por la próxima inauguración. “La serie de pinturas es sobre las cabezas olmecas, pero vamos a hacer la reconvención de que no busquen las cabezas olmecas como son, yo no soy fotógrafo, soy pintor, estoy inventando mis propias cabezas y la historia de quienes las hicieron. Los olmecas que yo manejo son de otra categoría, están a mi servicio, me hablan, me buscan, me dan respuestas. No estoy copiando. Lo único que hicieron las cabezas olmecas reales, las de los monolitotes grandototes es inspirarme, darme contexto. De repente las veo, me emociono profundamente y pienso que yo quiero reproducir esa emoción”.

La curaduría de la exhibición estuvo a cargo del pintor Arnaldo Coen, miembro del Seminario de Cultura Mexicana. Su selección nos proporciona una muestra condensada del pensamiento y visión que el maestro Aceves tiene sobre las formas pétreas. Además, de forma paralela, se exhibirá parte de esta serie en la Galería Lourdes Sosa (Enrique Ibsen 33, Polanco, Ciudad de México), a partir del 28 de abril, esto como una propuesta de diálogo y colaboración entre ambos espacios expositivos.

Aceves Navarro siente una profunda devoción por la historia que combina con una enorme pasión por la pintura. “Las cabezas olmecas son piezas maravillosas, monolíticas, que pesan muchas toneladas y están hechas por un pueblo indígena de México, que estaba en la edad de piedra, no tenían herramientas metálicas y fueron capaces de tallar eso, es maravilloso. Si fueron capaces de transportar esas pesadísimas piezas desde donde estaban las piedras grandotas hasta la costa de Veracruz, quiere decir que tenían algunas cosas muy especiales, porque podían tallar la piedra como la tallaron”, aseguró.

Migración, nueva fuente de inspiración

Gilberto Aceves Navarro es un artista que no puede quedarse quieto, su amor por la pintura lo obliga a continuar creando piezas. Ahora que ha concluido los preparativos para las dos exposiciones, tiene en mente una nueva serie de pinturas, relacionadas con los olmecas, por supuesto.

“La cultura de los olmecas emigra y desaparece, pero deja una serie de monumentos que dan origen a la siguiente serie que voy a hacer sobre ellos, que se llama M.O.T., Monumentos Olmecas Tropicales. Ahora no serán las cabezas limpias como las pinté, sino que están en medio de palmeras que también invento, que son largas, largas, largas. Y por ahí en alguna parte, los olmecas que van emigrando. ¿A dónde van? ¿Quién sabe? No me han dicho. Pero van. Mientras tanto dejan estos monumentos”, finalizó, dándonos un adelanto de su próximo proyecto; que tiene planeado exhibir en un año, no sólo en la Ciudad de México, también en otros estados de la República Mexicana.

Cabezas olmecas. Caricia y materia se inaugurará el sábado 21 de abril en la Galería 526, en un horario de martes a domingo de 11 a 7 de la tarde, la entrada es libre.

[email protected]