EL EcoFest es propuestas, ideas, y creaciones desde la sociedad y pequeñas empresas que se han dado a la tarea de tomar el papel de agentes activos de cambio.

Hoy este festival es uno de los más importantes para generar una cultura a favor del consumo sustentable y la conciencia ecológica.

Este esfuerzo desafortunadamente hasta la fecha y después de 10 años de trabajo, no se ha acompañado de política pública ni de acciones específicas planteadas por nuestros gobiernos, por lo que ha sido más lento; sin embargo, el cambio de paradigma parece imparable.

Hoy nueve de cada 10 mexicanos dice estar preocupado por el medio ambiente en general; sin embargo, hay una incongruencia entre su preocupación y sus acciones, esto probablemente hable de la falta de información y recursos, por lo que el EcoFest está precisamente enfocado en abonar a este problema de educación, principalmente.

Sobre ello, platicamos con Ana Gorbea, directora del festival. “Hemos cambiado de imagen para que el festival siga siendo vigente y no se percibiera como sólo un tema de compras, sabemos que hay muchas personas que están interesadas, pero también hay nuevos públicos (63% de los asistentes van por primera vez) que se están enterando de qué es sustentabilidad y los queremos atraer e informar, ahora se trata de hacer todo más integral, un estilo de vida, por lo que abrimos una parte lúdica y de entretenimiento con Eco Cinema, otra parte de bienestar con 16 propuestas y se robustecieron los talleres y las conferencias, aparte de los 130 expositores que fueron reforzados con datos de sustentabilidad sobre el producto o servicio”.

Con 70,000 asistentes en un fin de semana se consideró un evento exitoso. Para 80% de visitantes el festival cumplió con las expectativas, a 63% le gustó el nuevo concepto y a 65% los datos de sustentabilidad sí les aportó un valor educativo. Para mejorar, se necesitan más expositores.

Para los organizadores llamó la atención la participación de los jóvenes, quienes incluso iban de escuelas con preguntas ya elaboradas para los expositores; “¿Qué aporte tiene esto para la sociedad?, ¿Qué más se puede hacer al respecto?, ¿Qué productos cumplen con las tres R (reducir, reciclar y reutilizar)? Para nosotros esto nos da una pauta, tenemos que poner mayor peso en el público joven, las escuelas están mandando a sus alumnos para que aprendan más de estos temas, las pláticas estuvieron muy activas y llenas de preguntas, eso habla de un interés genuino”.

Cada vez existen más aliados

La gente está convencida de generar un cambio, explica Gorbea, a 10 años de trabajo, ya hay una idea de quién es el consumidor verde, pero la información era empírica, pues no hay datos a la mano, por ello se realizó recientemente el estudio “Green” realizado por Páginas Verdes, en conjunto con la asociación Kantar TNS.

“Tener cifras que hablen del mercado sustentable es indispensable pero no estaban a la mano, necesitábamos una fotografía certera de cómo está México en temas sustentables, los productos que más se están demandando a las empresas, quien está haciendo más con la sustentabilidad en el país, esta información también sirve para que estas empresas entiendan el mercado y no desaparezcan, nos ha pasado que de un festival a otro hay empresas que ya desaparecieron, por ello también tenemos la consigna de darles las herramientas para que atiendan las necesidades de su consumidor potencial y que se muevan por las diferentes plataformas por las que lo están demandando”.

Con este estudio se entendió también que la gente cree que gobierno y empresas todavía tienen mucho que aportar y que los esfuerzos actuales vienen de las ONG y la sociedad civil, “que no hay una política pública importante”.

También se pudieron establecer cuatro tipos de consumidor verde: los green es cool, escépticos, ciudadanos que cuidan su economía y ciudadanos preocupados (véase infografía).

Hoy el mayor reto para los organizadores de este festival es que el tema permee más allá de las organizaciones, que incluso las buenas prácticas estén contenidas en la ley y que se cobijen este tipo de eventos.

“Hasta ahora la Ciudad de México ha estado poco interesada en estos temas, prueba de ello es que sólo las delegaciones Cuauhtémoc y Xochimilco cuentan con una dirección de gestión ambiental, quienes apoyan facilitando la sede, pero hasta ahí; esperamos que en los años por venir esto cambie y la cultura autosustentable logre su espacio”, concluyó Gorbea.

[email protected]