Las ruinas de una fábrica de conservas que perteneció a su familia, fue el punto de partido del artista Luis Carrera-Maul para la creación de su instalación, El estado de las cosas, que estará presente en Zona Maco Sur a realizarse de 7 al 11 de febrero.

Los materiales que componen esta instalación fueron seleccionados por el artista debido al

significado familiar que tienen: restos de árboles, madera, cartón, metal, poliuretano y diversos

objetos encontrados en los alrededores la fabrica fundada por su abuelo, ubicada en el rancho familiar en el estado de Zacatecas.

La pieza presenta un espacio para la contemplación estética, así como una reflexión sobre el contexto actual de la agroindustria en México. La paleta de colores está compuesta de forma alegórica, y es que el artista se basó en los colores de los materiales que se utilizaban originalmente en la fábrica pero con su apariencia actual, desgastados por el tiempo y el almacenamiento. Los detritos de un pasado próspero.

Al preguntarle al artista sobre el génesis de su inspiración, nos comenta que fue un proceso muy largo, ya que el rancho donde estaba la fábrica era el rancho en el que la familia se reunía todos los años: “Fue una empresa importante a nivel nacional en el rubor de la agroindustria. Se producían conservas enlatadas: chies, duraznos en almíbar... Y teníamos viñedos y una vinícola que producía el vino Carrera en los años 70, 80 y hasta mediados de los 90”.

“Entonces, mis recuerdos de la infancia son recuerdos de un paraíso en el sentido literal porque todo el campo era verde, y había árboles frutales y los viñedos… y jugábamos y tomábamos las frutas. Nosotros sentíamos el orgullo a nivel familiar de que teníamos esa fotuna de tener esa riqueza de maner natural y familiarmente”.

Luego de devaluaciones, el tratado de libre comercio y otros factores de crisis empresariales-familiares, la empresa terminó cerrando. Un par de décadas después, le ofrecen a Luis realizar un proyecto para Zona Maco que surgió la idea de El estado de las cosas: “Fui de vacaciones al rancho, y enotnces cuando llegué e hice mis recorridos para pensar qué proyecto iba a hacer, empecé a ver los objetos de la manera distinta y vi como una pequeña luz, una solución a nivel personal y de la posibilidad de trabajar con ese material”, comenta el artista.

“En principio quise concentrarme en dos cosas: Primero en el elemento de la naturaleza, que me interesa mucho, es decir, aspecto de ecología y agricultura, y también estas transformaciónes de los procesos humanos industriales, económicos, políticos y familiares, y cómo afectan los ciclos de la naturaleza. Y segundo, en el concepto de fondo que es el detrito: un concepto de la biología que se refiere a que la naturaleza en sí no tiene basura, todos los desechos de los proceso naturales siempre son usados por otro organismo para producir otras cosas. Aquí lo que sucede es que el detrito es reutiizado para un proceso artístico”, nos dice Carrera-Maul.

Así pues, la pieza de Carrera-Maul funge como una especie de catarsis personal: “La verdad es que estoy todavía en ello y estoy terminando de procesar todo. El proceso creativo fue muy rápido y expedito, y aunque llevaba años acumulado y estacionado en mi interiror, creo que sí me ayudó a ordenar… sobre todo ciertas cuestiones emocionales y también en lo que se refiere a mi práctica artística. Yo trabajé en esa fábrica. Soy ingeniero industrial de profesion, y después hice mi posgrado en arte”.

Cuando la fábrica cerró, Carrera-Maul enfrentó una mezlca de sentmientos y emociones: “Por una parte la añoranza y por otro lado, la frustración y la importencia de no poder hacer nada”.

Por último, el artista nos compartió su reflexión con respecto a Zona Maco como una plataforma para talento emergente: “Yo creo que Zona Maco, cada vez más ahora, se vuelve algo muy interesante para artistas de media carrera que aspiran a un futuro mejor, no tanto como para artistas emergentes. En ese sentido Material y ACME tienen un nicho claro para que los artistas emergentes se fogueen ahí. Curiosamente, yo fui finalista del Premio Tequila Centenario para Artistas Emergentes – Zona MACO 2011, pero era otro momento”.

El estado de las cosas es una exhibición curada por Kiki Mazzucchelli, y se presentará en el booth ZMS2 de Zona Maco Sur, en el Centro Citibanamex.

@faustoponce