París, Fr. El diseño de interiores, un sector en crecimiento en el mundo, se volverá en los próximos años minimalista zen debido a la crisis y a la necesidad de hallar otros patrones de consumo, vaticinan diseñadores en París, una de las capitales del diseño mundial.

Este movimiento hacia lo esencial se refleja en la búsqueda de los objetos que de verdad necesitamos alrededor nuestro para vivir , expresó Elizabeth Leriche, una experta que tiene por misión develar las tendencias y los nuevos rumbos en el diseño.

Esa búsqueda de líneas depuradas es el hilo conductor de una exposición, Minimum, que Leriche organizó para Maison & Objet, la gran feria parisina consagrada al diseño de interiores, que lanzó la Semana del Diseño, que expone hasta el domingo cientos de marcas y obras de creadores internacionales.

En nuestra sociedad de consumo masivo, quería explorar la idea de que uno puede vivir sin demasiadas cosas , explicó Leriche. Se trata de hallar una manera de vivir más ligera, sin excesos, más libre de objetos .

Su propuesta de volver a lo esencial está en contra del bling bling , ese lujo ostentoso que choca , en su opinión, con el ambiente de crisis que vive el mundo.

Para su exhibición, esta descubridora de tendencias expone objetos sobrios, sugeridos por sólo unas líneas y construidas con poco material, como una silla geométrica o un sofá en plexiglás, casi transparente, obra de un creador japonés.

Pero quiero combatir la idea de que el minimalismo es frío. Cuando se habla de minimalismo, la gente tiene miedo de que sea sólo blanco y negro, austero. Sin embargo, hay objetos minimalistas muy sensuales , dijo, mostrando un sofá en color naranja evanescente, que se degrada paulatinamente al blanco.