¿Desaparece el Programa Nacional de Teatro Escolar? Es la pregunta que se hacen creadores de toda la República Mexicana.

“El 23 de febrero la Secretaría de Cultura federal publicó un comunicado en el que se comprometía a continuar dos de los programas realmente nacionales que desarrolla esa dependencia, a través de la Dirección de Vinculación Cultural con los Estados y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL): teatro escolar y las muestras estatales, regionales y la Nacional de Teatro. Yo hice befa de tal comunicado por su pésima redacción, sin sospechar que su contenido era una farsa. Ahora resulta que en quinto mes del año de la cuarta incongruencia nacional no hay presupuestos para los únicos programas de gobierno que cumplían el círculo virtuoso de la actividad artística de este país de cuarta”, señalo Fernando de Ita, especialista en teatro.

Por esto, la comunidad teatral envió una carta dirigida a Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura; Esther Hernández Torres, directora general de Vinculación Cultural; Lucina Jiménez, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura; y a Marisa Giménez Cacho,  coordinadora Nacional de Teatro, pidiendo conocer el estado en que se encuentra el tema.

“Integrantes de la comunidad cultural y teatral del país, solicitamos información respecto al estado actual del Programa Nacional de Teatro Escolar. Esto debido a que no se ha publicado todavía dicha convocatoria, ni existen comunicados oficiales respecto a la misma de parte de las instituciones competentes. Exigimos como ciudadanos, contribuyentes y trabajadores culturales del país, se proceda con transparencia de parte de las instituciones que ustedes representan respecto al destino de éste y otros programas culturales, ya que hasta la fecha sólo ha habido ambigüedad y polaridad en la información”.

“Hasta ahora, lo que se sabe es que los institutos y secretarías de cultura estatales no tienen asignado presupuesto para el Programa Nacional de Teatro Escolar, lo cual no sólo nos parece grave, sino inaudito ante los alcances cuantitativos y cualitativos que ostenta el programa”.

“Confiamos que es obligación de los funcionarios públicos en turno, informarse respecto al alcance e impacto de dichos programas en la vida cultural de nuestro país, comprobado por los registros fotográficos, videográficos y cuantitativos, los cuales permiten entrever dicho alcance de la experiencia; sin embargo, también existe el impacto cualitativo, mismo que es el más importante, pues este programa permite a miles de espectadores niñas, niños y jóvenes, vivir una primera experiencia (en muchos casos única) teatral”, se lee en el documento.

El Programa Nacional de Teatro tiene como objetivo  garantizar el derecho a la cultura de niñas, niños y adolescentes en la etapa de instrucción básica. Proveer de una experiencia escénica de calidad para audiencias de escuelas de formación básica. Apoyar la generación de nuevos públicos. Estimular la producción teatral en el país. Incentivar el intercambio artístico. Crear fuentes de trabajo para la comunidad artística de cada estado. Promover y consolidar a las agrupaciones y compañías de teatro en los estados.

“Luego entonces, si dicho Programa cumple diversos objetivos y alcances numéricos, consideramos importante su continuidad. Y si fuere el caso que requiera ajustes, renovaciones o modificaciones, creemos pertinente se informe y se dialogue con las partes involucradas en pro de una mejora del mismo, mas no su desaparición”.

El programa opera desde 1995; en el 2016 se comenzó a replicar en las 32 entidades del país. Si a pesar de esta información, los funcionarios decidieron no dar continuidad a este programa, creemos honestamente que adeudan una explicación pública.

Obstáculos a la comunidad

Asimismo, “al obstaculizar iniciativas como: las muestras estatales de teatro, las muestras regionales de teatro y las becas de manutención para la Muestra Nacional de Teatro (entre otros programas de alcance nacional), se priva a la comunidad teatral de los estados una importante oportunidad laboral, de crecimiento, diálogo y convivio que estos espacios generan”.

“nuevos mecanismos”, pero no dicen cuáles ni cómo

Hasta ahora, las autoridades han señalado que el Programa Nacional de Teatro Escolar se desarrollará bajo nuevos mecanismos de gestión con los estados.

“Representa una de las políticas culturales más importantes en materia de arte y educación, debido a que acerca a una gran cantidad de niños, niñas y adolescentes a la creación teatral, con la intención de que no sólo se produzcan obras a las que se tenga acceso como espectadores, sino también que la formación y creación escénica pueda ser parte de la vida de las escuelas”.

Pero hasta ahora, no hay nada claro. El año pasado, la convocatoria para participar terminó el 25 de mayo, ahora, no se ha presentado nada, como denuncian más de 70 creadores de todo el país mediante una carta pública.

Programa Nacional de Teatro Escolar

Las Instituciones estatales de cultura recibían cada año un recurso federal por la cantidad de 534,000 pesos para el desarrollo de cada proyecto beneficiado.

De este monto, 479,000 pesos están destinados para la producción de una nueva obra.

Producir una puesta en escena diseñada para el público escolar en cada una de las 32 entidades federativas del país.

Generar 60 funciones de cada producción teatral por estado.

Alcanzar durante el desarrollo del programa la asistencia de 9,000 espectadores, alumnos de escuelas de formación básica, por cada obra producida.

[email protected]