Ante el inminente recorte de presupuesto derivado de la caída en los precios del petróleo, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tendrá evidentemente un tipo de repercusión, anunció Enrique Cabrero, director de la institución, sin embargo, existe un compromiso para proteger lo más posible el presupuesto en ciencia y tecnología, esperamos que a Conacyt le pegue muy poco este ajuste porque venimos de un rezago de muchos años .

Aun con este escenario, las autoridades del consejo presentaron sus perspectivas para el 2015 en materia de ciencia y tecnología.

Cabrero aseguró que no se compromete la meta de llegar a 1% del PIB contemplado para el final del sexenio, pues este compromiso no sólo depende de la inversión del gobierno en todos sus niveles, sino también de la inversión del sector privado. Aun cuando no hubiera ajustes a la baja, sin este tipo de inversión no se llegaría a la meta .

Afirmó que las empresas no logran invertir en ciencia y tecnología a partir de sacrificios, sino de beneficios y eso sí es responsabilidad del gobierno federal, para convencer al sector productivo que su inversión dará frutos.

Prioridades: capital humano, infraestructura e innovación

En conferencia de prensa, Cabrero explicó que prevén perder fondos sectoriales importantes, derivados del sector energético, sin embargo, creemos que no afectará en los programas tanto de formación de recursos humanos como los proyectos de investigación que ya están en marcha, tal vez algunos en puerta sí se tendrán que retrasar .

Afirmó que el capital humano, en infraestructura e innovación, son la prioridad, por ello, el Sistema Nacional de Investigadores se sigue incrementando. Para este año ya serán 23,032 miembros.

Por otra parte, las Cátedras Conacyt llegarán a 800 plazas; las becas aumentarán a 57,242 millones de pesos; el Programa Estímulos a la Innovación seguirá en activo con 4,640 millones e infraestructura recibirá un monto de 1,400 millones.

Preferencia en tres estados

El director de Conacyt aseguró que entidades como Chiapas, Guerrero y Oaxaca requieren de proyectos eje, que atiendan a las regiones en desventaja. Estos estados sufrieron un rezago en el proceso industrializador, ahora deben tener la posibilidad de dar un brinco a la economía del conocimiento y así puedan desarrollar economía mucho más flexible para producción de biotecnología alimentaria, forestal, mejoramientos agrícolas, ganaderos, etcétera .

Por eso, para que la ciencia llegue a estos lugares se cambio la estrategia, pues antes se decía ‘que llegue a todos aunque sea un poco’, pero para que haya un cambio verdadero tiene que llegar todo junto, incluyendo el capital humano, la infraestructura y la vinculación; así, la meta es crear comunidades de investigadores con 20 a 40 integrantes, pues con grupos pequeños y dispersos, es complicado tener claro el curso de los fondos , dijo.

Con el modelo adoptado por Conacyt se pretende incubar a los investigadores dentro de centros ya existentes; así, desde este mes ya se están organizando grupos de investigación en estas regiones, para que en los próximos años se estén trasladando ya a los nuevos centros de investigación.

La agencia informativa

Por último, se dio el anuncio de la creación de la Agencia Informativa Conacyt, la cual a dos meses de su apertura ya cuenta con 140,000 suscriptores y más de 4,000 medios suscritos y que pretende acercar temas de interés al público en general y ser proveedores de noticias, no sólo para México, sino para que otros países también conozcan lo que se genera en México.

nelly.toche@eleconomista.mx