En un hecho sin precedentes, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) lanzó una serie de acusaciones contra el órgano que hasta ahora fungía como un elemento más de soporte a la política científica mexicana, el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT).

Por ley, éste es un órgano autónomo de consulta permanente para el Poder Ejecutivo, del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación y de la Junta de Gobierno del Conacyt, además de colaborar con el Poder Legislativo.

Sin embargo, a través de un comunicado, el Conacyt, que dirige María Elena Álvarez-Buylla, cuyo enfrentamiento con el FCCyT es público desde hace meses, denunció que, por usos y costumbres, el FCCyT ha duplicado atribuciones que corresponden al consejo, sin que haya mediado solicitud alguna en los términos que mandata la ley aplicable.

Precisó que, sin excepción, las sugerencias del FCCyT deben ser transmitidas al Consejo General y a las dependencias y entidades de gobierno a través del Conacyt, es decir, “el FCCyT está sujeto a procedimientos y formalidades que debe respetar, sin demérito de su autonomía de juicio”.

El mismo documento declara que en la administración anterior, el Conacyt transfirió al FCCyT más de 200 millones de pesos para el sostenimiento de una amplia plantilla de personal administrativo y de investigadores, y para sufragar gastos relativos a telefonía celular, viáticos, seguridad privada, gestión de redes sociales, seguimiento legislativo, servicio de bocadillos y otros, presupuesto que excedió de lo necesario para el cumplimiento de sus funciones.

Agrega que el foro ha incurrido en un tratamiento indebido de la base de datos de los investigadores del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), pues en fechas recientes, se envió al menos dos correos electrónicos a los más de 30,000 miembros del SNI para promocionarse y distribuir consultas, sin solicitud ni acuerdo previo con el Conacyt, vulnerando de esta manera la confidencialidad, integridad y disponibilidad de datos amparados en la Ley General de Protección de Datos Personales.

Por último, el Conacyt le ha solicitado al FCCyT la devolución inmediata de la base de datos y notificó los hechos a la Auditoría Superior de la Federación para que analice la necesidad de fiscalizar los recursos públicos federales que administró, manejó y ejerció este órgano.

¿Qué es el FCCyT?

El FCCyT es una fuente de referencia para conocer en detalle el estado del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación de México y sus estados. Algunos de los proyectos y políticas públicas en las que ha participado o impulsado son: la creación del PECITI, la Agenda Ciudadana y Diagnósticos Estatales de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Tiene definidas sus atribuciones como órgano permanente y de consulta en la Ley de Ciencia y Tecnología, en el artículo 36 fracción I.

El Foro Consultivo está integrado por una Mesa Directiva, conformada por 20 representantes de la academia y del sector empresarial; 17 de ellos son titulares de diversas organizaciones y tres pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), quienes son electos por sus pares para ocupar este cargo.

Con su creación, el Foro Consultivo atendió la necesidad de establecer canales de comunicación, que hasta ese momento no existían, entre diferentes sectores para que pudieran diseñar de manera conjunta estrategias para el desarrollo del país con el concurso de la ciencia y la tecnología.

[email protected]