Ánima Estudios celebra 15 años de vida y su director, Fernando de Fuentes, junto a su equipo, decidió refrescar el nombre de su empresa Ánima Estudios. “Queremos que se nos conozca sólo como Ánima. Ahora, la empresa se ha convertido en multinacional y el nombre funciona en todo el mundo. Creemos que es momento también de modernizar el logotipo y seguir trabajando en grande”, señaló en entrevista con El Economista.

Ánima es uno de los estudios mexicanos de animación más sólidos, con proyectos exitosos como la franquicia de Las Leyendas o la película Don Gato y su pandilla, que se estrenó en distintas partes del mundo. Producciones que tienen presupuestos entre los 2 y los 3 millones de dólares que han rebasado los 100 millones de pesos en taquilla.

En estos años, Fernando de Fuentes se ha enfrentado a todo en una industria complicada que lucha por despuntar.

“Tenemos que seguir trabajando, buscar y continuar para trascender fronteras y realizar producciones cada vez más ambiciosas que lleguen a mucha más audiencia, tanto en cine como en la televisión”, afirmó.

Ánima nació hace 15 años con un proyecto llamado Magos y Gigantes, y desde entonces el cine animado ha buscado abrirse puertas, pero ha sido complicado.

“Me parece que la animación en México está en un muy buen lugar, es difícil y quizás injusto querer compararla con producciones que son 75 veces más costosas. En cuanto a animación en televisión, me parece que estamos a la altura de cualquiera. En cine estamos muy cerca de dar pasos muy importantes”, señaló.

¿Qué le falta al cine mexicano: incentivos del Estado? ¿Inversión privada?

“Sin duda el presupuesto siempre ayuda, no perdamos de vista que los líderes en entretenimiento mundial invierten cantidades muy superiores a las que se invierten en otros países. Las películas animadas mexicanas y extranjeras siempre sobresalen en la taquilla, son las que mejores promedios de audiencia han generado”.

El 2017 fue un año triste para la animación mexicana; pocos estrenos llegaron a los cines.

“Fue un año lento para la animación en México pero vienen proyectos interesantes en el 2018. Te repito, este año será importante con el estreno de la Leyenda el Charro Negro, Ahí viene Cascarrabias y la esperada película de Carlos Carrera, Ana y Bruno, de la que somos productores, entre otras películas”, señaló.

¿Crees que el éxito de Coco en el mundo podría ayudar en algo a la animación mexicana?

“No creo, más bien posiciona a nuestro país y a su cultura”.

Finalmente, Fernando de Fuentes añadió que el sueño más grande de Ánima es “seguir produciendo cine y televisión animada y realizar producciones de cine que lleguen a mucha más audiencia en el mundo”.

15 años muy animados

Ánima se fundó en el 2002, ha producido varios largometrajes entre los que se encuentran Don Gato y su Pandilla, La Leyenda del Chupacabras y Guardianes de Oz, rompiendo récords de asistencia y taquilla.

Trabaja en la producción de series para TV como El Chavo, El Chapulín Colorado y Generación Fairytale.

Es el primer estudio en Latinoamérica en producir una serie original para Netflix. Dentro de sus proyectos se encuentran más largometrajes, series para TV y online y apps.