El primer Changarrito nació como un ejercicio subversivo, en respuesta crítica a la curaduría oficial de artistas que asistirían a ARCO (Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid) en el 2005. México, como país invitado, trabajó en la lista de los proyectos y galerías que serían presentados en esta plataforma.

Yo conocía a muchos artistas en ese entonces que no habían entrado en esa selección y venía haciendo una investigación sobre el comercio informal y los tianguis callejeros, dibujando las estructuras de los puestos , comenta Máximo González, fundador del proyecto y cocurador de la exposición Changarrito Arte en Acción en el Museo de la Ciudad. Entonces yo decido hacer una escultura que sea mi changarro y hago una convocatoria abierta para todos los (artistas) que quieran estar dentro de mi changarro .

Fue así que nació el concepto, una estructura vacía pero que funcionaba como una invitación para que los artistas (más de 70) la llenaran con su propio trabajo. De esta manera, muchos creadores pudieron ir a ARCO dentro de la escultura. En Madrid, el Changarrito estuvo paseando por diferentes espacios y vendiendo las obras.

Cuando regresé a México devolví las piezas o en su caso el dinero al 100% a los artistas y ellos mismos me empiezan a pedir la escultura y la pusieron por ejemplo enfrente de la (galería) Kurimanzutto y frente al Museo Tamayo y se fue corriendo la voz de que se estaba vendiendo la obra , explica Máximo González, quien es originario de Argentina y reside en México desde el 2003.

Arte comunitario

La cadena de acción del proyecto se fue propagando desde los primeros años y ha evolucionado desde entonces. ?Actualmente el Changarrito cuenta con una colección de obras de artistas que han participado en sus apariciones ?en diferentes espacios públicos y privados.

Hay artistas que han dado obra al Changarrito, otros que han intercambiado piezas y el mismo proyecto ha comprado obras a otros artistas que no tenían dinero para producir sus proyectos , agrega Máximo González.

El Changarrito es un ejercicio desde la imposibilidad, y desde ahí todo es posible .

Estas posibilidades que se van gestando a partir del proyecto nacen de la energía y el ánimo de querer trabajar de todos los involucrados.

Los diferentes momentos

El proyecto no está supeditado al mueble–escultura. Cuando el artista que se acerca al Changarrito tiene la posibilidad de pedir la estructura para exhibir su obra, de ahí es posible que se derive un intercambio de compraventa. En caso de que el artista venda su obra, 100% del pago de la misma va para él, no hay necesidad de pagar ningún tipo de cuota al proyecto.

Nosotros creamos la posibilidad de crear un refugio, una estructura institucional, inventadísima, que le brinda a las personas un lugar para poder ir adelante y hacer algo, exponer y crear su propia oportunidad , explica Máximo.

Además de los espacios itinerantes de exposición, el proyecto cuenta ya con una editorial, llamada Letritas del Changarrito. La biblioteca del proyecto cuenta actualmente con 75 libros y plaquettes. Además, está la Colección Changarrito, que forma un cuerpo de obra indivisible que no se encuentra a la venta y que hasta el año pasado sumaba 1267 obras de 455 artistas.

Máximo explica que la exposición en el Museo de la Ciudad se divide entonces en tres partes. La primera funciona como una línea de tiempo que cuenta la historia y la evolución del Changarrito. La segunda parte es una selección de piezas curadas bajo el eje rector de la Ciudad de México. La última parte es un proyecto con siete intervenciones realizadas con el apoyo de la Prince Claus Fund, de Holanda, un reconocimiento que da esta fundación para proyectos socialmente comprometidos.

La relación con las galerías

Nosotros no hacemos de lado la figura del galerista. Es más, nosotros trabajamos indirectamente con muchos galeristas, porque ellos empezaron a ver que desde el Changarrito había muchos artistas con mucho potencial que no conocían porque venían de diferentes niveles, espacios y lugares a los que ellos no acceden por llevar adelante un proyecto de galería , asegura Máximo González.

Él insiste en que hacer de una galería algo exitoso es un trabajo enorme, y ve en su propio proyecto la posibilidad de dar a los artistas una oportunidad de exponerse y poner en evidencia su capacidad de pertenecer a una institución.

Hay muchos artistas que salieron de este proyecto y que ahora tienen unas carreras fantásticas en galerías, museos, a nivel internacional, y pasaron primero por aquí (...) Nosotros no estamos peleados con las instituciones , confiesa Máximo, e insiste en que éste es un proyecto abierto y dinámico, y que el futuro del mismo depende de la cooperación de todas la partes involucradas.

Changarrito en Acción se inaugura a las 7 de la noche y estará disponible hasta el 19 de febrero del 2017. La exposición incluye instalaciones, objetos, dibujos, pinturas, libros de autor, videos y otros medios, de distintos artistas nacionales y extranjeros.

[email protected]