Desde los grandes nombres de la música nacional hasta los ciudadanos comunes, Brasil rinde homenaje el domingo al "artista más grande" del país, Joao Gilberto, uno de los padres de la Bossa Nova fallecido el sábado.

En homenaje al músico legendario, la final de la Copa América entre Brasil y Perú en el Maracaná, a la que todo el país estaba atento, se inició con un minuto de silencio.

"Acabo de enterarme de la muerte de Joao Gilberto. Es un acontecimiento de inmensa importancia para mí. Porque Joao Gilberto es, desde mi punto de vista, el mejor artista brasileño", dijo el célebre cantante Caetano Veloso en un video publicado la noche del sábado por el sitio de Globo News.

La leyenda brasileña de la Bossa Nova, cuya suave voz susurrando "Garota de Ipanema" continúa emocionando corazones más de 60 años después de su grabación, murió a la edad de 88 años.

Al día siguiente del anuncio de su deceso, la prensa local le dedicó varias portadas. El diario "Estado de S. Paulo" tituló: "Un taburete, una guitarra, una melancolía". Y se multiplicaron las despedidas entre los artistas brasileños.

"Quien fue tocado por la música de Joao nunca volvió a ser el mismo, como Caetano Veloso, Gilberto Gil, Roberto Carlos, Chico Buarque, Rita Lee, Jorge Benjor e incluso Tim Maia, quien encontró en él más que un ídolo: un faro, un ángel de ligereza, de delicadeza y de swing", resumió el compositor y productor Nelson Motta en un artículo.

La cantante Gal Costa, un ícono del tropicalismo, un movimiento artístico que promueve la apertura cultural y la universalidad de la música, publicó en Instagram una vieja foto junto a uno de sus maestros.

"Joao Gilberto, el genio más grande de la música brasileña, se ha ido, ha sido una influencia decisiva en mis canciones. Lo extrañaremos mucho, pero su legado es esencial para Brasil y el mundo entero", escribió.

"Gracias por todo" 

En la plaza Sao Salvador de Río, donde los músicos se reúnen para improvisar mientras los viandantes tararean los versos o hacen algunos pasos de baile, los fanáticos también le rindieron homenaje.

"Cualquiera que aprecie la música ama a Joao Gilberto, tal vez no los más jóvenes, pero hay un legado, una comunidad que aprecia y continuará transmitiendo este legado que ha dejado", dijo a la AFP Ana Amelia Lima, una bióloga de 51 años.

La hija de Gilberto, Bebel, escribió en Instagram: "Dios mío, ¡nos divertimos mucho! Gracias por todo...", junto a una foto con su padre en la que ambos visten pantalones de pijama a cuadros.

El abogado de Joao Marcelo, el hijo que tuvo Gilberto con su primera esposa, la cantante Astrud Gilberto, le dijo a Globo que la leyenda de la Bossa Nova, que vivía apartado del mundo, había muerto en su casa "por causas naturales".

Según medios brasileños, una vigilia fúnebre abierta al público está programada para el lunes por la mañana en el Teatro Municipal de Río.

Por el momento, el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro no ha reaccionado oficialmente al deceso de este monumento nacional, ni mediante un comunicado ni a través de sus muy utilizadas redes sociales.

"Mis pensamientos están con la familia", dijo simplemente a los reporteros que lo interrogaron al respecto.

Durante la dictadura brasileña (1964-1985), un periodo que el ex capitán Bolsonaro elogia a menudo, el régimen aplicó mano dura prohibiendo manifestaciones, con una fuerte censura y el juicio de presos políticos por tribunales militares.

Opositores y artistas fueron arrestados y algunos, como Gilberto Gil y Caetano Veloso, se fueron al exilio.