Durante los próximos 12 meses, de febrero del 2020 a febrero del 2021, la XIV edición de la Bienal FEMSA tendrá las ciudades de Morelia y Pátzcuaro, Michoacán, como sedes de sus actividades, en las que se consolidará como una iniciativa itinerante que, como ya había sucedido en la edición anterior, en Zacatecas, generará sinergias entre la creación contemporánea y las instituciones, artistas y productores locales.

Bajo el lema “Inestimable azar”, la XIV Bienal FEMSA asumirá lo aprendido en las ediciones anteriores y, más que llevar arte contemporáneo hecho a capricho por los artistas, buscará impactar de manera definitiva en las comunidades a través del trabajo creativo de 24 artistas locales, nacionales e internacionales, que será detonado desde las interacciones con ambas ciudades sedes, sus residentes, cultura e historia.

“A partir de la XIII edición, (la bienal) transformó su formato, que pasó de ser un certamen nacional a convertirse en la primera bienal curatorial en México, en línea con los principales eventos artísticos a nivel global. Este nuevo formato de la Bienal FEMSA está basado en la colaboración. Sus principales objetivos son la participación de instituciones, artistas, artesanos locales, así como la vinculación con especialistas y artistas invitados para fomentar la convivencia y el intercambio de ideas y conocimientos. En FEMSA sabemos que el arte es un elemento capaz de transformar los entornos”, mencionó Mauricio Reyes, director de Relaciones Institucionales de FEMSA.

A manera de preámbulo al inicio de actividades (en febrero próximo) del encuentro curatorial de arte contemporáneo y, ahora, arte colaborativo, el curador Daniel Garza Usabiaga, quien será el director artístico, explicó los pormenores de lo que se proyecta como parte de esta visión transformada de la iniciativa.

“Nos interesa hacer un esfuerzo de descentralización cultural. Algo que nos llamó la atención, y creemos que no es tan conocida, es una serie de murales que se empezó a hacer en la década de los 30, y se continuaron haciendo a lo largo del siglo XX, de autores como Alfredo Zalce y Juan O’Gorman, así como artistas internacionales como Grace, Marion Greenwood y Philip Guston. Ejemplo de ello son el mural de O’Gorman, “La historia de Michoacán”, pintado en la Biblioteca Gertrudis Bocanegra en Pátzcuaro, y “La lucha contra la guerra y el terror”, de Philip Guston y Reuben Kadish, que se encuentra en el Museo Regional de Morelia.

“Estos murales serán el punto de partida de las líneas de investigación de la bienal, que se centrará en el realismo, la integración plástica y las artes populares”, explicó.

Daniel Garza presentó los nombres de los 24 artistas que tomarán parte de la interacción artística y adelantó que ya iniciaron los viajes a Michoacán para comenzar con la detonación creativa, así como para desarrollar proyectos colectivos o con artistas michoacanos, vivos o históricos.

“Mucha gente nos pregunta por qué arte”, explicó Mariano Montero, director de la Fundación FEMSA. “Es que no podemos pensar en comunidades sostenibles si no tenemos la actitud. La cultura le da cohesión a la sociedad y también identidad. Buscamos que las sociedades participen activamente en la creación artística, pero también hacer comprender la cultura desde un punto de vista general. Eso nos da cohesión y nos permitirá construir una visión de sociedad compartida. Necesitamos el debate comunitario”, explicó Montero.

Los trabajos que resulten de la iniciativa se exhibirán  en octubre próximo en distintos edificios de ambas ciudades sede y, por primera vez en Michoacán, se montará la exposición de la Colección FEMSA.

[email protected]