A tan sólo dos horas de la ciudad de México, viajando por la autopista federal 57, se llega al pueblo de Bernal, una pintoresca villa de calles estrechas y comercios rebosantes de artesanías, cuyo principal atractivo es su famoso monolito -que le da nombre al pueblo- y que cada año atrae a cientos de personas que gustan del senderismo y el rappel.

Bernal se halla en el municipio de Ezequiel Montes y está clasificado por la Secretaría de Turismo (Sectur) como uno de los dos Pueblo Mágicos que hay en Querétaro –el otro es Jalpa de la Sierra- debido a sus atributos simbólicos, leyendas, historia y hechos trascendentales.

ZONA PRIVILEGIADA

Bernal, ubicado en una zona de viñedos, campamentos y de monumentos considerados patrimonio de la humanidad; está a 213 kilómetros de la ciudad de México y 54 partiendo de la ciudad de Querétaro.

La villa fue fundada en 1642, por inmigrantes españoles. La iglesia principal data de 1725 y está dedicada a San Sebastián, considerado por muchos el mártir gay , debido a que comúnmente es representado como un hombre joven, bien parecido, con rostro melancólico, casi orgásmico, atado desnudo, sometido y con fechas que atraviesan distintas partes de su cuerpo.

Portal

A un costado de la iglesia se halla un bello jardín, donde jóvenes vestidas de catrinas y otros personajes, invitan a los turistas a realizar un recorrido de dos horas por trolebús y escuchar las historias y leyendas que guardan las estrechas calles y edificios que hay en Bernal.

Otros sitios de interés son: la Capilla de las Ánimas, el Templo de la Santa Cruz y El Castillo un inmueble del siglo XVII, cuyo interior aloja el Museo de La Máscara , donde se exhiben caretas de distintas partes de México y el mundo

Además, las Capillas Otomíes , consideradas Patrimonio de la Humanidad. En ellas, los indígenas dibujaban las historias que los catequistas les narraban.

Por si fuera poco, a tres horas de Bernal se encuentra la zona de conventos franciscanos, una serie de misiones franciscanas de belleza excepcional y muestra extraordinaria del barroco mexicano, todas catalogadas como Patrimonio de la Humanidad.

ATRACTIVOS NATURALES

La Peña de Bernal ofrece una hermosa vista panorámica del pueblo,

pero para subir es recomendable que utilices calzado adecuado y llevar una botella de agua, porque el ascenso no es fácil, sobre todo los últimos 45 metros, en los que ya se requiere equipo especial o ayuda de expertos.

La Peña de Bernal es un buen reto a tu condición física. Foto: Angélica Pineda

Cerca de la Peña, a unos ocho kilómetros rumbo a San Antonio de la Cal, en Tolimán, se encuentra La Tortuga , un centro holístico diseñado para la relajación de mente y cuerpo. Pero si tu plan es acampar, a una hora de Bernal se encuentra los campamentos Río Escalena , El Jabalí , y La Isla y el Sótano del Barro, este último cuenta con una pendiente de 450 metros de caída libre, uno de los más largos del mundo, y es también uno de los últimos refugios de la guacamaya verdes.

Por si esto fuera poco, entre Tequisquiapan y Peña de Bernal se encuentra un corredor de balnearios de aguas termales, entre ellos San Joaquín, Termas del Rey y El Oasis, con los toboganes como común denominador.

VINO Y QUESO

Además de la Peña y sus bellezas coloniales, Bernal es famoso por sus viñedos. El más conocido es Freixenet , cuyas cavas se encuentran a 25 metros de profundidad, para evitar cambios bruscos de temperatura.

El lugar ofrece paseos recorridos gratis y cuenta con eventos especiales todo el año, los más próximos: el concurso de paellas (28 y 29 de mayo) y Cena de la intimidad (16 de julio). Este último es un evento exclusivo que se lleva a cabo entre las cavas, y en que, además de una agradable cena podrás disfrutar de presentaciones artísticas.

Finalmente, Freixenet forma parte de la conocida Ruta del Vino y Queso en el que también se encuentran los viñedos de La Redonda , la Hacienda Los Aztecas y el rancho La Hondanada .

Da click en la imagen para ver la ampliación

apr