Ante la posibilidad de un regreso masivo de connacionales debido a la política migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nuevas ventanas de oportunidad se abren para los mexicanos. Con políticas bien establecidas y definidas para recibir extranjeros, la posibilidad de integrarse a la vida laboral de manera legal de acuerdo con los distintos perfiles y percibir los beneficios de cualquier ciudadano, Australia parece ser una nueva opción.

En entrevista, Nicholas Houston, abogado australiano especializado en la práctica profesional de la legislación migratoria, platicó sobre las opciones reales de emigrar a aquel país.

Australia tiene un programa para migrantes que está abierto a todo el mundo y los requisitos están definidos por el gobierno, algunos de ellos son tener menos de 50 años, buen nivel de inglés para trabajar en su ocupación, estar calificado y con experiencia laboral en las distintas ocupaciones que se están demandando en Australia .

A diferencia de otros países, Australia busca contadores, mercadólogos, administradores, artistas y una lista de 200 áreas más, la cual se encuentra publicada por el gobierno australiano, para nosotros no importa si la gente está regresando de Estados Unidos por el motivo que sea, o si perdió la visa, si tiene el perfil y busca otras opciones, podrá hacer su solicitud y posiblemente ser aceptado .

¿Por qué Australia?

Australia es enorme y sólo tiene 23 millones de habitantes, la economía es fuerte, con una tradición multicultural, con sentido de la democracia y se reconoce como un país de inmigrantes, yo diría que las oportunidades de establecerse allá son genuinas, no sólo para los profesionales, también los oficios y las carreras técnicas avaladas .

Houston dijo que por muchos años México sólo volteó hacia Estados Unidos y Canadá, esto de ir a Australia es una idea nueva aquí, pero el programa de migración ya tiene muchos años, está abierto y funciona muy bien .

Sobre la dificultad de las gestiones, Houston recordó que se trata de un trámite legal que dura alrededor de un año, las reglas están bien definidas y como cualquier proceso legal, se va construyendo la evidencia frente a un juez empezando por una solicitud, esto está bien y mal: bien porque así todos tienen certeza, tanto el solicitante de que podrá llegar y trabajar en cualquier lado, como el país de que está recibiendo a una persona calificada; lo malo es que las reglas son claras y será difícil si no cumples con alguna de ellas .

Quienes no sean elegibles en la modalidad de trabajo también pueden realizar estudios o maestrías y después de dos años buscar la visa calificada; sin embargo, hizo hincapié en la importancia de elegir institutos y universidades con alto prestigio y enfocadas en nuestro perfil, si no, puede no resultar esta vía y perder mucho dinero.

Cada año se otorgan 190,000 visas permanentes, este es el tamaño real del programa de migración, además las empresas pueden patrocinar personas para visas temporales, hay un balance entre los que van permanentemente y los que van sólo a trabajar .

Entender el sistema australiano puede ser difícil, por ello Nicholas, junto con Carlos Martínez mexicano que vive en Australia , está en México con una serie de conferencias para acercar el tema, en la Ciudad de México será el primero de abril a las 11:00 horas en las instalaciones de la Escuela Bancaria Comercial Campus Dinamarca y en Querétaro el 5 de abril a las 19:00 horas en el hotel Real de Minas, además de reuniones uno a uno para los interesados.

nelly.toche@eleconomista.mx