EL astrofísico José Franco, vicepresidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) y quien desde hace unos días está al frente de la Dirección de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, recibió la máxima condecoración que otorga el gobierno francés a un ciudadano extranjero:

L’Ordre des Palmes Académiques, por su trayectoria y dedicación a la promoción y difusión de la cultura francesa.

En la residencia de Francia en México, se reunieron investigadores, familiares y amigos del doctor Franco, donde el embajador de Francia en México, Daniel Parfait, deleitó a los invitados con la lectura de un discurso combinado entre la vida y obra del laureado y las coincidencias que llevaron a Franco a ser digno de las Palmas Académicas:

Niño travieso como fue usted -es lo que dicen todos- es a través de los héroes de las historietas de Los Supersabios que empezó a abrir su apetito por los descubrimientos del universo científico. A dos pasos de convertirse en jugador profesional de basquetbol se orientó más bien a los estudios de Física .

Todo parece indicar, continuó el embajador Parfait, que su camino, estimado doctor Franco, estaría sembrado de alegres renuncias: dejó el futbol, el basquetbol y la Física nuclear; refrendó sus intentos de rockero para dedicarse a los astros, bueno, y en este último caso seguimos en el mundo de las estrellas. Al final de cuentas fue usted víctima poco a poco de una verdadera contaminación inconsciente pues la ciencia penetró en usted como si fuera un virus -son sus palabras- , expresó Daniel Parfait, provocando risas del público asistente.

El doctor Franco, además de ser un activo investigador, se desempeñó como Director del Instituto de Astronomía de la UNAM, organizó la Noche de las Estrellas con el apoyo de la Embajada de Francia así como otras instituciones de educación superior mexicanas.

Trabajamos mucho con Franco en muchos campos y uno que quiero mencionar en particular es la Noche de las Estrellas, que es una iniciativa francesa instaurada en mi país desde hace como 20 años, y que la propusimos aquí en México trabajando con Franco... Y desde el primer año fue un éxito con alrededor de 200,000 personas que se juntaron para mirar las estrellas , dijo Parfait.

Habló de la colaboración con centros de observación, como el que está al pie del Orizaba y en San Pedro Mártir. Son muchos los campos de cooperación con un hombre que es un científico con mucho sentido del humor, con mucha humanidad y me da un gran placer condecorarlo esta noche , precisó Parfait.

En su oportunidad, el doctor Franco expresó su alegría por compartir con su esposa Claudia, sus hijos, Daniela y Tomás, y demás familiares. Dio las gracias a colegas y amigos, que más que amigos han sido cómplices de una estupenda aventura al bajar el cielo a la tierra y sembrar conocimiento en la sociedad. Este reconocimiento es para todos ustedes, yo sólo he sido el portavoz , dijo.

Las Palmas Académicas fueron creadas por decreto imperial de Napoleón I el 17 de marzo de 1808 con el objetivo de honrar con medallas al mérito a los miembros de la Universidad Francesa. Posteriormente en 1866 Las Palmas comenzaron a entregarse a quienes trabajan por la educación.