Los nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza deben completar un riguroso curso de capacitación de meses de duración en las instalaciones de Nuevo México antes de asumir sus puestos en las estaciones a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México. El presidente Trump se ha comprometido a añadir 5,000 agentes a los 21,000 que ya forman parte de la unidad, como parte de su política de seguridad fronteriza.