El descubrimiento de la ciudad de Magdala ha sido un hallazgo arqueológico de los más importantes de este siglo. En Tierra Santa se encontró en el 2009 el complejo habitacional y religioso de este poblado a las orillas del mar de Galilea.

En la primera etapa de excavaciones, que fue pensada por la arqueóloga mexicana Marcela Zapata Meza, y quien presentó el proyecto al Estado de Israel, se encontró una sinagoga original del siglo I, en donde existe una probabilidad muy alta de que ahí hubiera predicado Jesucristo, además de baños de purificación ritual en una tierra considerada impura per se, asociada con el personaje bíblico María Magdalena.

“Este proyecto nació a cargo de mexicanos en el año 2010, pero tiene el antecedente del descubrimiento de una sinagoga en el mar de Galilea. Lo descubre la Autoridad de Antigüedades con trabajos de salvamento arqueológico para otorgar permisos de construcción en el centro de peregrinos. Una vez descubierta la sinagoga, yo me entero de este proyecto y lo que hice fue presentar a la Autoridad de Antigüedades (equivalente al INAH en México) un proyecto de investigación, no de salvamento, en donde nuestros objetivos siguen siendo tres etapas: la de construcción, que se cubrió con el doctor Luis Barba, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM; una etapa de excavación extensiva que empezó el 22 de julio del 2010 y que terminó en el 2017, y ahora trabajos de gabinete para poder sacar una publicación que implique un análisis y una visión mucho más certera y objetiva de lo que es la historia de este pueblo de Magdala, a orillas del mar de Galilea”, dijo en entrevista con El Economista Marcela Zapata, quien además se desempeña como directora del Centro de Investigación en Culturas de la Antigüedad de la Universidad Anáhuac.

“Nos convertimos en los primeros mexicanos trabajando en Israel, y en su momento me convertí en la primera mujer dirigiendo un proyecto como arqueóloga en el extranjero”, reconoció Marcela Zapata, quien trabaja desde México en una publicación que detallará cada uno de los descubrimientos de la ciudad.

Los motivos que impulsaron a Marcela Zapata a fijar sus metas y proyectos fuera de México radica en que ella asegura que a los arqueólogos en México “nos forman para terminar siendo mesoamericanistas. Creo que la arqueología es una disciplina social muy amplia; se puede trabajar en México, se puede trabajar en Europa, se puede trabajar en Medio Oriente. Depende de los intereses de cada quien”, comentó.

Temporada 2020

La investigadora adelantó que regresarán a Israel en el 2020 para empezar una segunda etapa de excavación: “Tenemos 3 hectáreas de terreno que nos corresponde excavar y llevamos apenas 5,400 metros cuadrados. Nos falta muchísimo. Es un proyecto que va lento porque no es lo mismo trabajar desde México y deslizarte hasta Israel, aunque allá tenemos la ventaja de que se abre la oportunidad de traer voluntarios de todas partes del mundo, con la intelectualidad del mexicano pero con la mano de obra de los voluntarios que van y que quieren aprender”, finalizó.

Marcela Zapata Meza

Se desempeña como directora del Centro de Investigación en Culturas de la Antigüedad de la Universidad Anáhuac. También es directora del Proyecto Arqueológico Magdala hasta la fecha. Se licenció en Arqueología por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y cursa un doctorado en Filosofía en la Universidad Anáhuac México. Es autora del libro Las religiones del mundo: historia, filosofía y credo. También ha llevado a cabo la planificación de talleres de arqueología en el Papalote Museo del Niño. Fue analista de documentos históricos en el Archivo General de la Nación y ha sido integrante de proyectos de investigación en Teotihuacán, además de la primera misión arqueológica mexicana en Egipto.

  • Sólo se ha excavado hasta el momento 15% del total
  • 5,400 metros cuadrados pendientes
  • Cuatro baños de purificación únicos en la región de Galilea
  • Asentamiento del siglo I d.C.

[email protected]