En 2004, con el presidente Vicente Fox, se quiso extinguir el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y a muchas otras instituciones de investigación y desarrollo tecnológico, pero en poco tiempo se logró detener este hecho, pues se demostró lo que era el Instituto. “En ese momento los diputados por unanimidad dijeron no a la extinción, por sus características y el trabajo que desarrollan. Hoy para nosotros es sorpresa que el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, que está en contra de la privatización y el neoliberalismo, quiera hacer lo mismo con argumentos de ahorro económico”, expone Rafael Espinosa Méndez, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (Sitimta) 

El 17 de diciembre pasado la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) confirmó la desaparición del Instituto, junto con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC); la justificación, “utilizar los recursos públicos en objetivos claros, evitar la duplicidad de funciones y cerrar espacios a la corrupción".  

Bajo este argumento y rumbo a la extinción del IMTA, a menos que los legisladores de la Cámara de Diputados hagan algo, se realizó una conferencia de prensa que expuso los argumentos de estos investigadores para no “cometer un grave error”.

En voz de Espinosa Méndez, de entrada si los integran a la Conagua esta institución sería juez y parte, “si hay un error en cuestiones del sector hídrico, ¿quién respondería?”. Por ejemplo cuando ocurrió el error de la K invertida en el sistema Cutzamala, que dejó sin agua a la Ciudad de México y al Valle de México en 2018, esa sola pieza costó 500 millones de pesos y dos años de presupuesto, pero quienes fueron despedidos fue el personal más vulnerable y quienes desarrollaron el proyecto no respondieron, “si el IMTA está dentro  de Conagua, seguirán sucediendo casos de esa naturaleza”, dice Espinosa Méndez.

Error de la K invertida en el sistema Cutzamala. Foto EE: Cortesía Conagua

El investigador y representante sindical asegura que no solamente cuidan cuestiones laborales, también se cuenta con un consejo de ciencia y tecnología que tiene propuestas, “porque somos los que conocemos el largo y ancho del país y la problemática del agua. De entrada sabemos que debería haber cinco sedes del Instituto en todo el país, pues las condiciones son diversas, en el norte hay sequía y en el sur exceso de agua que provoca desastres, esto amerita ciencia, tecnología e innovación diferente”.  

Dijo que vamos a sufrir una “invaluable pérdida del conocimiento del sector hídrico”, no sólo los 35 años que lleva el Instituto desde su fundación en 1986, pues se han creado líneas de investigación y productos tecnológicos, que muy probablemente no serán incorporados a la Conagua.  

“Somos el legado del Plan Nacional Hidráulico, el trabajo de años atrás donde hubo la gran infraestructura hidráulica está en el IMTA, documentos con valor incalculable. A todo esto hay que darle tratamiento y no hay personal, si se extingue el Instituto lo más probable es que todo esto se vaya a la basura”. 

Por otro lado, se van a elevar los costos de operación y administración, pues el IMTA prácticamente es autosuficiente desde 2001. El IMTA recibe cada año un mínimo presupuesto gubernamental de 227 millones de pesos en promedio. El complemento, que a la fecha representa casi el 50 %, se obtiene por ingresos propios mediante la firma de convenios de proyectos. Si se considera la información del Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, el presupuesto asignado para el IMTA, de 211 millones de pesos, representa el 0.62% del presupuesto asignado a la Conagua, que asciende a 33, 916 millones de pesos. 

Además, “durante los 35 años que tiene el Instituto se tiene una bolsa de 300 millones de pesos en un fideicomiso, que en este momento el director no ha dado cuenta de ellos, lo que sí sabemos es que los 15 millones de intereses que genera ese fideicomiso, que son los ahorros del instituto, con eso se paga el contrato colectivo de trabajo. Las prestaciones actuales no las paga el gobierno federal, las pagamos nosotros mismos, con esto y los proyectos de año con año”. 

El IMTA además tiene prestigio nacional e internacional, “se va a perder la cooperación y el intercambio que se ha logrado desde hace muchos años”, por ejemplo con Japón, y a nivel latinoamericano son quienes capacitan, también hay trabajos con España y en algunas áreas del conocimiento son lideres, por ejemplo en la construcción de humedales para el tratamiento de aguas residuales. “Ahora se tendrá que comprar la investigación y el desarrollo tecnológico al extranjero, y será muy caro”. 

También aquí se prepara al personal y profesores en los laboratorios. En Medio ambiente, ingeniería económica, ingeniería en infraestructura hidroagrícola, “todos ellos trabajan de manera paralela con los investigadores, es decir, solucionan y sus tesis están apegadas a resolver la problemática real”.  

Por último, está la violación a los derechos humanos y laborales. “Lo anterior se ha ganado gracias a la colectividad de un sindicato, pero en la Conagua no hay contratos colectivos de trabajo porque es apartado B del artículo 123”, se trata de condiciones generales de trabajo que la misma Conagua elabora, no participan los trabajadores. “Esto es contrario a lo que ha dicho el presidente Andrés Manuel, los sindicatos y sus contratos colectivos de trabajo son sagrados”.  

El camino que seguirá esta lucha

Esta lucha tiene una ruta crítica bien definida, que comenzó con una Asamblea General permanente el 7 de enero, posteriormente se hizo la entrega de oficios a diputados de Morelos el 10 de enero de 2022, ahora esta conferencia de prensa  (11 de enero). 

Los siguientes pasos son la creación de materiales de exposición de ciencia en la calle, “vamos a exponer lo que se hace desde el instituto para que la sociedad lo pueda ver, esto afuera de la cámara de diputados de Morelos y Federal”. También se pretende acudir a la mañanera (conferencia del presidente) con este material y equipo de desarrollo tecnológico y mamparas. Esto sucedería a más tardar el 25 de enero. 

Después, un mitin y plantón frente a la Cámara de Diputados programada para el 14 de enero, hasta ahora se tiene acercamiento con la diputada María Eugenia Hernández Pérez y Brenda Espinosa. “Con ello se pide llevar nuestras exposiciones a la Cámara y una rueda de prensa”. Por último, llevar segundos oficios de audiencia a Semarnat, Secretaría del Trabajo, Comisión Nacional de Derechos Humanos, Conagua y las comisiones de competencia en ambas Cámaras. Todo a más tardar el 27 de enero. 

¿Qué es y qué hace el IMTA?

De acuerdo al artículo 14 BIS 3 de la actual Ley de Aguas Nacionales, se define al IMTA como “un organismo público descentralizado sectorizado a la Semarnat que tiene por objeto, de acuerdo con su instrumento de creación y estatuto orgánico, realizar investigación, desarrollar, adaptar y transferir tecnología, prestar servicios tecnológicos y preparar recursos humanos calificados para el manejo, conservación y rehabilitación del agua y su entorno, a fin de contribuir al desarrollo sustentable”.  

Este mismo artículo, establece sus 14 atribuciones: 

  • Coordinar, fomentar y dirigir las acciones de investigación y desarrollo tecnológico.  
  • Certificar personal. 
  • Constituirse en el centro de excelencia en el conocimiento del agua. 
  • Encargado del Centro Nacional Documental Técnico y Científico sobre Gestión Integrada de los Recursos Hídricos. 
  • Desarrollar y estrechar relaciones con las organizaciones internacionales.  
  • Desarrollar y probar instrumentos de gestión integrada de recursos hídricos.  
  • Realizar estudios y brindar consultorías especializadas en materia de hidráulica. 
  • Proponer orientaciones y contenidos para la Política Nacional Hídrica. 
  • Sistematizar y publicar la información técnica asociada con los recursos hídricos. 
  • Desempeñar a solicitud de parte, funciones de arbitraje técnico y científico. 
  • Certificar los laboratorios de calidad del agua, los dispositivos para medición y equipos, instrumentos y enseres. 
  • Presidir el Consejo Científico y Tecnológico Nacional del sector agua. 
  • Promover la educación y la cultura en torno al agua. 
  • Las demás que le confieran otros instrumentos jurídicos y la SEMARNAT para el cumplimiento del objeto de esta Ley. 

     

Aquí se editan dos revistas, una científica y otra de divulgación para jóvenes

http://www.revistatyca.org.mx/index.php/tyca 

http://aguasimple.org.mx/ 

Específicamente el proyecto Agua Simple trabaja con chicas y chicos de México, Brasil, Bolivia, España y Colombia, tanto regulares como con alguna discapacidad; incluyen material en lectura fácil y lenguaje claro, así como notas en náhuatl (variante de la zona de Guerrero) y maya yucateco. Todos los que colaboran lo hacen en modalidad pro bono. 

nelly.toche@eleconomista.mx