ONU Mujeres en conjunto con el Gobierno de México y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) conmemoraron el Día internacional de la Mujer (8 de marzo) con una instalación de 60 esculturas del signo de Venus, que asemejan una cruz, en el Parque de la Luz de la Ciudad de México.

A su vez, publicaron el estudio “La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016”, en el que revelan cifras alarmantes. Ambos eventos nos sirven como un grito social para frenar los asesinatos de mujeres en México y prevenirlos.

De acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU), cada año 64 mil mujeres y niñas son asesinadas en todo el mundo. 14 de los 25 países con mayor número de feminicidios están en América latina y el Caribe, entre ellos México con un promedio de siete mujeres asesinadas al día, una cifra alarmante que asemeja una pandemia.

Memorial como símbolo de resistencia

La placa de la instalación en el Parque de la Luz dice así: “La violencia contra las mujeres es inaceptable. Se puede prevenir y se debe eliminar”. Las esculturas blancas, símbolos de vidas femeninas que vieron su fin a manos de la violencia y el odio, brillan silenciosas.

La instalación tiene el propósito de representar la violencia que se ejerce contra las mujeres y niñas de forma cotidiana, y que puede terminar en una forma más extrema de violencia de género o en feminicidio.

“La misoginia llevada al más aterrador nivel de crueldad se alimenta de cuerpos de mujeres. Esta conmovedora instalación le rinde homenaje a todas ellas, es a la vez, memoria y resistencia, como el color morado que pinta el Día de la Mujer”, declaró Sandra Lorenzano, de la Unidad de Género de Difusión Cultural de la UNAM.

¿Por qué este color? El color morado se utiliza porque en 1908, 129 costureras murieron porque el dueño de su empresa no toleró la huelga que organizaron y le prendió fuego a las instalciones. Se dice que la tela que ellas estaban cosiendo era morada y por eso, es morado el color del Día de Mujer.

“Cada recuerdo hace de las mujeres no una muerta más, sino un ser vivo en la memoria de la sociedad, busca transformar la impunidad en justicia, la desolación en esperanza. Por las que están, por las que ya no están: Ni una más”, finalizó Lorenzano.

La campaña para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres fue lanzada en una alianza con 36 organizaciones en 20 estados de la República Mexicana y se espera replicar la instalación en otros estados.

Una chispa de luz para las mujeres

La Unión Europea, uno de los socios clave de ONU Mujeres, anunció el lanzamiento de su iniciativa global: Spotlight. Ésta se enfocará en eliminar todas las formas de violencia contra mujeres y niñas, a través de una inversión de 500 millones de euros en 5 años. En América Latina su panorama no será fácil, pero sí esperanzador, pues su propósito es erradicar los feminicidios.

La jefa adjunta de la delegación Europea en México, Irma Roca I Cortés, comentó que 1 de cada 3 mujeres en Europa ha sufrido violencia física o sexual y el 80% de las víctimas de trata son mujeres.

“La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más sistemática y generalizada.

La Unión Europea ha adoptado directrices para implementar acciones que cubran todo el ciclo: hemos hablado de prevención, de asistencia, de refugio, de acceso a la justicia, de persecución a los perpetradores e incluso de la generación y creación de políticas públicas. Estamos trabajando en luchar contra la violencia en situaciones de conflicto, la prevención de trata, mutilaciones de genitales femeninos y feminicidos”, declaró Roca I Cortés.

En México, la Unión Europea ha desarrollado 18 proyectos con 6 millones de euros, la mayoría destinados a la lucha contra la violencia y el empoderamiento de las mujeres.

Nos queremos vivas

Respecto al tema de la prevención, en entrevista con El Economista, Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México comentó que: “El primer mensaje que damos es que la violencia contra las mujeres es una violación de derechos humanos. Ninguna mujer tiene por qué tolerar ser violentada…  ni física, ni psicológica, ni económicamente.

El segundo es que podemos prevenir esta forma de violencia en el sentido de hablar y no permitir que quede en el silencio. Acudir a las autoridades competentes para denunciar este hecho y hablar con la sociedad en general”.

Sin embargo, muchas veces no se cree en la palabra de la víctima, lo que orilla a las mujeres a guardar silencio. Esto es un error, nos lo han demostrado movimientos como #MeToo. “Es importantísimo que mujeres que han sido acosadas o violentadas en el ámbito de su escenario laboral, incluyendo el escenario de Hollywood, hayan hablado sobre la situación de acoso que han vivido; porque esto da eco a miles de mujeres que se han atrevido a hablar… Denostar la palabra de las mujeres es una acción que nos parece poco relevante en este momento.

No debe invisibilizar la voz de las mujeres que han sido violentadas y, sobre todo, no debe invisibilizar el problema que estamos viviendo”, declaró Sanz.

Sanz comentó que en México muchos feminicidios podrían haberse evitado si las mujeres hubieran tenido el apoyo necesario por parte del estado y de la sociedad.

Hoy el llamado es para prevenir este tipo de acciones, para que no hayan más muertes, debemos actuar como sociedad. Porque no podemos permitir que haya ¡ni una más!

[email protected]