En el marco de las conmemoraciones por los 150 años del nacimiento del músico mexicano Ricardo Castro (Durango, 7 de febrero de 1864 - México, DF, 27 de noviembre de 1907), su ópera Atzimba será repuesta los días 7 y 9 de febrero, en el Teatro Ricardo Castro de la capital duranguense. Lleva en los papeles protagónicos a Olivia Gorra y a José Luis Duval, con lo cual se rescata del ninguneo el trabajo de un talentoso mexicano.

La dirección musical está a cargo del maestro Enrique Patrón de Rueda; la dirección escénica y la coreografía es del actor y coreógrafo Antonio Salinas. Cabe destacar que la representación contó con la asesoría dramática del maestro Luis de Tavira. La puesta es una producción de Ópera de Bellas Artes en el contexto del proyecto Ópera en los Estados.

Esta obra tiene como base un tema histórico y una clara orientación nacionalista, y como telón de fondo, la conquista de Michoacán; el tiempo en que se ubica la acción dramática es el año de 1522, un año después de la caída de la gran Tenochtitlan.

Dadas estas características, se le pueden encontrar paralelos o guiños hacia otros trabajos operísticos europeos; por ejemplo, se puede identificar su trama en cierto modo con Aída, de hecho, se le suele llamar la Aída michoacana, o también con Romeo y Julieta.

UNA OBRA EXIGENTE

Es una obra nada fácil , dice entrevistado por El Economista la soprano Olivia Gorra (quien encarna el papel de la princesa Atzimba). La cantante veracruzana comenta que es una ópera interesante: Desde luego que la vamos descubriendo todos los días y, bueno, entre todos le sumamos, espero que no le restemos (risas).

De alguna forma, el director Antonio Salinas nos ha dejado (aflorar) esa parte de nuestra experiencia como cantantes de ópera… Y eso es muy bueno cuando se está poniendo una ópera muy nueva. Digo si pones la Traviata o La bohème es otra cosa (…), pero esta obra no es nada fácil para todos los participantes, aunque sí es muy bella ; además es una obra de una época en la que se exigía mucho de la voz, como lo más importante de una ópera .

Es muy importante que Bellas Artes rescate la ópera mexicana, dice la maestra Olivia, y agrega: De eso ahora sí que pedimos nuestra limosna, porque no hay mucho apoyo para las obras mexicanas. Creo yo que existe como un prejuicio, en el sentido de que todo lo mexicano es malo. Y eso no es cierto. Me consta. Y también hay la idea de que si a la primera algo sale mal se dice que no sirve… Al contrario, hay que darle espacio a estas obras para que se vayan madurando. Aunque esta ópera no es nueva, simplemente no es conocida. En un principio era una zarzuela y se fue reacomodando, hasta que quedó como ópera .

Olivia también ve importante que la ópera vaya a los estados de la República, como que hay un renacimiento, claro, está avanzando en ese sentido .

EL GUERRERO Y LA PRINCESA,?TAMBIÉN EL CONQUISTADOR

Dado que el argumento de Atzimba no es muy conocido, de manera sucinta diremos que va en este sentido: en lo que hoy es Michoacán, tanto el rey, los sacerdotes y guerreros están alarmados por la invasión de su territorio por los españoles.

En ese contexto, el guerrero Huépac está enamorado de la princesa Atzimba, hermana del rey, de la que él sabe que a su vez está enamorada del conquistador español Jorge de Villadiego. Huépac informa lo que pasa con Atzimba. Y cuando el español llega ante el rey como emisario del conquistador Hernán Cortés, es hecho prisionero y lo sacrifican. Entonces, la princesa Atzimba toma el puñal de Huépac y se mata.

Esta ópera fue representada por primera vez a principios de 1900 y por última hace 62 años. La historia de esta obra tiene varios misterios, entre ellos la desaparición de la partitura. De la obra solamente existía una grabación. Para poder reponer la obra , el maestro Arturo Márquez tuvo que hacer un trabajo de rescate del segundo acto.

Además, el maestro Ricardo Castro sufrió el arte del ninguneo , término acuñado por Octavio Paz, y que consiste en una especie de olvido o desmemoria voluntaria, inducida por razones políticas o estéticas. Al maestro, por ejemplo, con una presencia internacional importante en su tiempo, con triunfos en México también (como Atzimba que fue un éxito), se le quedó el mote de afrancesado y porfirista en una época que se prolongó por años, en la que en México todos debían ser revolucionarios y nacionalistas .

Finalmente, la maestra informa que después de la puesta en escena en Durango, Atzimba será llevada a Cuernavaca, Morelos, el 7 de marzo de este año.