La escuela de arte para niños Musa organiza actividades para los pequeños en situación de crisis con la colaboración de Plaza Sésamo México.

Pilar Arévalo, directora del colegio, pensaba en la manera de ayudar en medio de la problemática. Al tratar de llevar comida a centros de acopio, descubrió que la mayoría tenía sus necesidades cubiertas, así que decidió ayudar desde su especialidad: Nosotros somos una escuela de arte y tenemos experiencia trabajando en hospitales y con chavos de oncología, así que pensamos que era una buena idea armar kits para los niños; con un cuento, dulces, crayolas y mensajes para ellos. No son primeros auxilios, pero sí es un apapacho , mencionó Pilar.

Cuando pasa este tipo de tragedias, la gente se enfoca en la curación y en el herido, pero se olvida que mucha gente se quedó sin casa y que ahí vivían niños que ahora están asustados. Muchos de los juguetes los trajeron niños que no perdieron su casa, pero que están asustados, así que esta actividad es una forma de enseñar a los niños desde chiquititos la manera en que pueden ayudar y a sentirse útiles. De Huerto Roma nos trajeron juguetes y peluches con mensajes. Lo más conmovedor es que fueron niños quienes pusieron nombre a esos juguetes, con un mensaje para los damnificados que les dice que ese juguete los cuidará y estará con ellos , nos platicó Montserrat Pérez Bonfil, guionista, animadora y tallerista de Musa.

Desde hace dos días, Pilar Arévalo, junto con maestros, gente cercana y voluntarios, organizó un centro de acopio para niños, donde recibieron colores, pinturas, papel reciclado, acuarelas, libros infantiles, juguetes, juegos de mesa, etcétera, y se distribuyeron en Morelos, Puebla y Ciudad de México.

Musa, lejos de ser un método, es un estilo de vida porque no sólo es la técnica que usa mi hijo de seis años al momento de pintar, sino que se refleja la forma en que ve las cosas. A través de un cuadro usa los colores ‘tristes’ o ‘alegres’, para él los colores hablan (...) En estos momentos ha dibujado un personaje con picos, de color café, y dice que es la tierra que está enojada (...) Gracias al dibujo ya no tiene miedo a salir a la calle y que se caiga algo , nos dice Rodrigo Mota, padre de uno de los estudiantes.

La ilustradora Maribel Suárez (voluntaria) nos comentó: Ya que pasó la primera etapa, este tipo de actividades ayuda a la contención y a que los niños puedan sacar todo lo que tienen atorado, el miedo por lo que han pasado .

Este fin de semana, Pilar organizará un par de talleres de arte para niños, son gratuitos y contarán con la colaboración de Plaza Sésamo México. Se realizarán en albergues y con los niños de la zona que necesiten un espacio para desahogarse. Los interesados pueden marcar al 5601-3136 o enviar un mensaje en su página www.facebook.com/musa.arte.

@faustoponce